Cambiar alambres en la AEE

18 de julio de 2018 – Einstein decía que no se pueden resolver los problemas con la misma mentalidad que los creó. No hay cita más cierta para describir lo que nos pasa con nuestra infraestructura de energía eléctrica. Hoy más que nunca es muy importante aceptar nuestra realidad y enfocarnos en soluciones que redunden en finalmente tener un sistema de energía eléctrica confiable, resiliente.

Esto se nos ha sugerido por las autoridades desde, al menos, el paso por Puerto Rico del huracán Georges. Toda vez que hemos tomado la decisión correcta de transformar nuestro sistema de energía eléctrica, es necesario tomar las acciones necesarias para lograr la visión de una sociedad más competitiva. Hay que tener la disciplina como sociedad de lograr el cambio que tanto hemos solicitado. Dejemos atrás el “not in my backyard” por velar que se logren los objetivos. Según la publicación Electric Light and Power, en 2014 la compensación promedio de los principales ejecutivos de suplidores de energía eléctrica era $5.8 millones anuales. Sí, cinco millones ochocientos mil dólares por año.

Gran parte de estas compañías son, en términos de volumen de negocios, similares a la Autoridad de Energía Eléctrica. Debido a nuestra condición de archipiélago, tendríamos que compararnos con Hawái, donde el volumen de negocios es de $2,250 millones (en PR es $3,400 millones) y la compensación de su principal oficial ejecutivo es de $3.091 millones. Precisamente una corporación como la AEE, que a pesar de ser un monopolio público está en quiebra, necesita ejecutivos experimentados que puedan lograr la transformación. Si queremos continuar pensando en compensar con $150,000 a una persona que esté a cargo de resolver este problema monumental, podríamos asumir que lograremos los mismos resultados que hasta hoy hemos obtenido. Puerto Rico necesita el mejor talento al mando de la AEE para poder lograr nuestros objetivos, aunque haya que buscarlo afuera.

Para ello tenemos que estar dispuestos a compensar ese talento, tener métricas claras, supervisión adecuada y dejar que las personas nombradas hagan su trabajo sin las consabidas influencias indebidas. En Puerto Rico tenemos una clase profesional muy sofisticada y preparada.

Sin embargo, debido a nuestro trasfondo, no necesariamente tenemos la experiencia manejando el modelo de negocio energético al que aspiramos. Nos hace falta un administrador más que un ingeniero. Por esta razón es importante tener la oportunidad de obtener la transferencia de conocimiento necesaria para lograr nuestros objetivos. Hace falta un modelo de negocio energético sostenible y a la altura del Siglo 21, uno en que la generación esté distribuida. Además, debe tener fuentes de generación diversas y que cuando haya un desastre natural se conecten los generadores que estén habilitados sin importar quién es su dueño.

La conversación acerca de las soluciones ha comenzado. Debe ser multisectorial y llevar a consensos en los que la actitud no sea de unos estar de acuerdo con el cien por ciento de lo que digan otros. Hay que dejar atrás el tribalismo y lograr unidad de propósito. Al final del día, para poder construir nuestro futuro, el plan debe ser a largo plazo y no estar sujeto al vaivén electoral al que ya estamos acostumbrados.

Fuente: https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/cambiaralambresenlaaee-columna-2435876/

Asociación de Constructores de Puerto Rico se expresa sobre necesidad de acuerdos entre las ramas de gobierno y la JSF

9 de julio de 2018 – La Asociación de Constructores de Puerto Rico, hizo un llamado en torno a la necesidad que las ramas de gobierno y la Junta de Supervisión Fiscal lleguen a acuerdos para lograr que Puerto Rico regrese a la ruta de la recuperación económica y fiscal.

“La designación de una Junta de Supervisión Fiscal es una realidad ineludible que cambió la forma de gobernar a Puerto Rico. Es hora de que aceptemos este hecho y que nuestros funcionarios electos puedan lograr acuerdos con la Junta. La confrontación continua sólo retrasará la recuperación de nuestro crecimiento económico”, expresó el Presidente de la ACPR, Ing. Emilio Colón Zavala

La ACPR destaca que la quiebra es un campo ocupado por el gobierno federal y validado en varios casos ante el Tribunal Supremo, incluso en Puerto Rico. Además, en todas las jurisdicciones de los Estados Unidos que se han declarado en quiebra, se han nombrado entidades externas para actuar como síndico siendo sus ejemplos más destacados las ciudades de Washington DC y Detroit. Las funciones de la Junta de Control Fiscal en Washington DC se extendieron por seis años mientras que la de Detroit duró poco más de cinco años al poderse recuperar las finanzas públicas.

La Ley Federal PROMESA les dio el poder a los territorios de declararse en quiebra aun cuando los estados de la unión no tienen esa facultad. Los procesos bajo el Título III se permiten luego de poder demostrar que las negociaciones entre las entidades cubiertas y los acreedores hayan sido infructuosas.

“A dos años de firmada la ley federal PROMESA, y nombrados los miembros de la Junta de Supervisión Fiscal, algunos aún no aceptan las consecuencias de la quiebra. Exhortamos a que los funcionarios electos encuentren la manera de trabajar en equipo en vías de lograr medidas que, aunque difíciles, nos regresen al camino de la prosperidad económica. Después de todo, no se pueden resolver nuestros problemas con la misma mentalidad que los creó.” Añadió el ingeniero Colón Zavala.

Piden fin a las disputas entre el gobierno y la Junta

9 de julio de 2018 – La Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR) urgió hoy al gobierno y a la Junta de Supervisión Fiscal a alcanzar acuerdos en vez de prolongar las disputas que, a juicio de la organización, lentifican la recuperación económica y fiscal.    “La designación de una Junta de Supervisión Fiscal es una realidad ineludible que cambió la forma de gobernar a Puerto Rico.  Es hora de que aceptemos este hecho y que nuestros funcionarios electos puedan lograr acuerdos con la Junta.  La confrontación continua sólo retrasará la recuperación de nuestro crecimiento económico”, expresó el presidente de la ACPR, Emilio Colón Zavala, en declaraciones escritas.

La ACPR recalcó que la quiebra es un campo ocupado por el gobierno federal y así se ha validado en casos ante el Tribunal Supremo, incluso en Puerto Rico. Además, recordó que  en todas las jurisdicciones de Estados Unidos que se han declarado en quiebra, como Washington DC y Detroit, se han nombrado entidades externas para actuar como síndicos. En el caso de la capital federal, las funciones de su Junta de Control Fiscal se extendieron por seis años, mientras que la de Detroit duró poco más de cinco años.  En el caso de Puerto Rico, la ley federal PROMESA le confirió al territorio  la facultad de declararse en quiebra al amparo de su Título III. Sin embargo, Colón Zavala lamentó que dos años después de firmarse la ley y tener en funciones la junta fiscal, “algunos aún no aceptan las consecuencias de la quiebra”.  “Exhortamos a que los funcionarios electos encuentren la manera de trabajar en equipo en vías de lograr medidas que, aunque difíciles, nos regresen al camino de la prosperidad económica.  Después de todo, no se pueden resolver nuestros problemas con la misma mentalidad que los creó”, finalizó Colón Zavala.

La ACPR, fundada en 1951, representa a desarrolladores e inversionistas de proyectos de vivienda, comercial, oficinas. El Departamento de Hacienda rendirá informe a la Junta de Supervisión Fiscal NOTICIAS José Nadal Power aspiraría al cargo de comisionado residente en Washington NOTICIAS Carmen Yulín coincide con Trump sobre fondos federales NOTICIAS La Junta de Supervisión Fiscal ausculta interés del sector privado industrial y turismo, así como a suplidores, bancos, profesionales y empresas asociadas al desarrollo y la construcción en Puerto Rico.

Los costos de la construcción en Puerto Rico

25 de junio de 2018 – Uno de los más grandes retos que enfrentamos ahora es el alto costo de la construcción. Se estima que, hasta finales de mayo, los costos de construir han experimentado un alza de 25% en comparación al año anterior, por varias razones. Pero es importante destacar que dejar de construir no es una opción, por lo que resulta extremadamente necesario mitigar estos aumentos y tomar contingencias adecuadas para no afectar la viabilidad de proyectos. Los recursos, después de todo, son limitados, sobre todo para nosotros los ciudadanos.

En gran medida, el aumento en el costo de materiales está fuera de nuestro control. Por un lado, los desastres del año pasado (Texas, Florida, Islas Vírgenes, Antillas Menores, California y ahora Hawái) causaron que la demanda por materiales aumentara desproporcionadamente. Además, las recién impuestas tarifas de importación a los Estados Unidos de madera, acero y aluminio tendrán un impacto que ha comenzado a sentirse en el mes de junio. La inmensa mayoría de materiales de construcción que usamos en Puerto Rico son importados.

Por otro lado, la cantidad de trabajo de reconstrucción, que apenas comienza, ha creado una merma en la disponibilidad de labor para los distintos proyectos que ahora son necesarios. Además, la contratación de personal diestro, por parte de las agencias de respuesta (como FEMA), han tenido el efecto de aumentar los costos de mano de obra, aunque sea temporeramente. Es necesario establecer estrategias que logren aliviar estos aumentos, utilizando los factores que están bajo nuestro control e influencia. Uno de estos factores es precisamente el poder de DACO para fiscalizar que el aumento en los precios de materiales sea proporcional a los costos de los suplidores, además de ser razonables. Debemos pensar, además, en lograr una tasa preferencial del IVU equivalente al 5% por un periodo de tiempo determinado.

El cobro de IVU entre negocios (B2B) debe eliminarse. Además, debemos considerar revisar los arbitrios municipales. Igual con los cargos de exacción por impacto. En un sistema donde aproximadamente el 15% del precio de venta de una vivienda nueva corresponde a cargos gubernamentales, ciertamente hay tela de donde cortar. Existen otras herramientas que podemos considerar desde la empresa privada, entre ellas, podemos trabajar con cobertura de riesgos (“hedging”), para buscar ahorros en las compras. Otra forma podría ser aumentar el ahorro mediante las compras en bloque con varias entidades uniéndose para ello. Los costos de mano de obra son más complejos de resolver. Traer trabajadores de los estados resulta más costoso. Traer extranjeros es complejo, debido a las leyes y políticas migratorias del gobierno federal. De materializarse la cantidad de proyectos de reconstrucción y mitigación que se proyectan, tendremos que considerar solicitar al gobierno federal permiso para importar personal, e incluso, otorgar algunas licencias temporeras a profesionales cualificados.

Para nuestros ciudadanos indigentes, es importante que se les de acceso a diseños y a obras en cumplimiento con el código de edificación y los reglamentos aplicables. Por esto, es importante el utilizar a las universidades para que puedan asistir a las personas en estas acciones. Este tipo de clínica profesional ya existe en las facultades de derecho. No es necesario reinventar la rueda. Los problemas y soluciones expresados aquí afectan a toda la industria, tanto a proyectos privados como públicos. Luego de los huracanes del 2017, tenemos la oportunidad única de construir nuestro futuro. Trabajemos para promover el otorgamiento de ayudas y posibilidades con el fin de maximizar las acciones de ayuda dirigidas a nuestros más necesitados.

Fuente: https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/loscostosdeconstruccionenpuertorico-columna-2430443/

Rechazan algunos cambios en el nuevo Código de Incentivos

12 de junio de 2018 – La Asociación de Constructores y la Cámara de Comercio expresaron hoy, martes, su rechazo a algunos de los cambios contenidos en el nuevo modelo de Códigos de Incentivos que van desde lo acelerado que ha sido el proceso de análisis hasta la eliminación de algunas exenciones necesarios para incentivar el desarrollo económico del país a través de los sectores que representan. Los Constructores, sin embargo, sí endosaron la extensión de decretos con tasa contributiva preferente para fomentar las construcciones de vivienda asequible. “El estímulo a la inversión y producción del sector de vivienda es apremiante a la luz de que los proyectos de vivienda de interés social

o asequibles, que actualmente están en construcción, han quedado huérfanos de incentivos ante las moratorias o cambios”, subrayó la contadora público autorizada María de los Ángeles Rivera en representación de la Asociación de Constructores. Según un análisis de la firma de Estudios Técnicos y cuyos resultados fueron incluidos en la ponencia de la Asociación de Constructores, el 60% de las familias no tienen el dinero para acceder a viviendas de $90,000, ya que sus ingresos no alcanzan los $15,000 anuales. Este sector representa el 13.3% de los hogares. A tales efectos, recomendaron cambios en la definición de “familia de ingresos bajos o moderados” como medida para ampliar la efectividad de los incentivos dirigidos a estos sectores de la población. “Los incentivos no van a ser efectivos en viabilizar que los individuos y familias puedan atender su necesidad de vivienda por la vía formal”, advirtió.  Al sostener que los incentivos otorgados a la industria turística representan uno de los retornos de inversión más positivos para el gobierno, Rivera defendió su permanencia o incremento versus la limitación propuesta.

Propuso que las operaciones de estacionamientos y casinos dentro de los hoteles se incluyan como actividad turística exente, según lo son en el presente; y que él único requisito para que un negocio nuevo de turismo sea considerado como tal sea que se invierta en la renovación o expansión más del 100% del precio de compra, dada la gran cantidad de hoteles cerrados tras María. La Cámara de Comercio, por su parte, esbozó cuatro preocupaciones principales ante la Comisión de Hacienda del Senado, siendo las    ✉ ⎙ NEGOCIOS Expertos aseguran que urgen ajustes a las leyes 20 y 22 Puerto Rico y Nueva York pactan promoción turística conjunta.

La Asociación de Industriales apoya el proyecto energético NEGOCIOS El retiro de Estados Unidos del tratado postal con China no tendrá gran primeras dos: que el proyecto no atiende los retos impuestos por la reforma contributiva federal ni incentiva actividades emergentes, como la tecnología blockchain y el cannabis medicinal. “El proyecto solo menciona someramente la tecnología blockchain para fines de exportación de servicios, pero no entra en el tratamiento contributivo de las monedas virtuales”, expresó la presidenta de la Cámara de Comercio Alicia Lamboy Mombille en ponencia escrita.

La tercera y cuarta preocupación son:  lo acelerado que ha sido el proceso y la falta de otorgación de información solicitada al DDEC sobre todos los modelos de retorno de inversión por industria que se prepararon.

Fuente: https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/rechazanalgunoscambiosenelnuevocodigodeincentivos-2428034/

A mejorar nuestras comunidades

5 de junio de 2018 – El gobierno recién publicó el borrador del plan de acción para el uso de los primeros $1,500 millones asignados bajo el programa federal de Recuperación para Desastres con Fondos de Desarrollo Comunitario (CDBG-DR). El plan es un buen paso para la recuperación de las comunidades y presenta oportunidades para aquellas de ingresos bajos o moderados puedan preparase mejor para desastres naturales futuros. Se presenta en este plan una visión holística de recuperación en la cual se sugieren varias estrategias desde la planificación, rehabilitación, reconstrucción, realojo planificado, adquisición de vivienda, construcción de comunidades e infraestructura y desarrollo económico. Incluso, se incluye un programa para evitar que personas que el huracán le causó morosidad en sus hipotecas puedan retener su hogar. Ahora bien, hay quien insiste en que no hace falta construcción alguna debido a la “gran cantidad de vivienda vacante” que hay en la Isla. Se cita erradamente la encuesta de comunidades del Servicio del Censo de los Estados Unidos. Aunque la encuesta revela que hay 335,000 unidades vacantes, aquí se incluyen viviendas disponibles para el alquiler, vivienda para la venta, segundas viviendas, vivienda de temporada, estorbos públicos, vivienda sub estándar y otros. Luego de analizar los datos, existen aproximadamente 33,000 viviendas vacantes y disponibles para ser adquiridas. Por ende, plantear que hace falta solo aparear familias que perdieron su hogar con vivienda disponible es una visión simplista de las necesidades de nuestra población. Mucha de esta vivienda o no cumple con el código, no necesariamente está en lugares donde hay necesidad de vivienda o sencillamente no son apetecibles al mercado. Parte de la necesidad de vivienda creada por los huracanes del 2017 tendrá que ser suplida en cumplimiento con los reglamentos aplicables. Además de vivienda, existe una oportunidad de mejorar la infraestructura para comunidades. Se pueden establecer distritos de drenajes en alianza con los municipios,  SECCIONES + TRIBUNA INVITADA Por Emilio Colón Zavala   de modo que comunidades puedan establecer estrategias para mitigar daños por inundación; así como realizar proyectos de control de inundaciones y repagarlos con ingresos adicionales que los proyectos supondrán. Por otro lado, se puede trabajar con proyectos para cumplimiento con estándares de calidad de agua en sistemas de acueductos que no pertenecen a la AAA. Estos proyectos pueden ser subvencionados para que las comunidades tengan acceso a agua potable segura. Otra iniciativa podrá ser crear cooperativas comunitarias para que, aquellas que queden en lugares remotos, puedan tener microrredes para suplirse energía renovable. Este modelo se ha utilizado con éxito en otras jurisdicciones mediante diversificación de servicios e ingresos más allá de la energía eléctrica que puedan producir. Estos son algunos ejemplos de lo que se puede lograr con un programa de reconstrucción holístico con los recursos significativos asignados al país. Las asignaciones son las más grandes otorgadas a jurisdicción alguna en la historia de los Estados Unidos. Tenemos la oportunidad única de apoderar nuestras comunidades para lograr la resiliencia que tanto hablamos. Pensemos fuera de lo común para lograrlo.

Fuente: https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/amejorarnuestrascomunidades-columna-2426321/

Después del huracán María, surge una asociación para alentar el diseño y la construcción de viviendas resilientes en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE.UU.

26 de abril de 2018 – Enterprise Community Partners (Enterprise), la Asociación de Constructores de Puerto Rico, las Escuelas de Arquitectura y Planificación de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, el Departamento de Vivienda de Puerto Rico, las firmas de Arquitectura Álvarez-Díaz & Villalón y Perkins & Will, y el Urban Risk Lab de Massachusetts Institute of Technology (MIT) anunciaron hoy una iniciativa para reunir su vasta experiencia local e internacional en la creación de un manual con Estrategias para la Resiliencia de la Vivienda en Puerto Rico.

Esta guía práctica de diseño y construcción tiene el propósito de ayudar a paliar la devastación causada por el huracán María en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos (USVI) en preparación para posibles eventos de clima extremo. La misma se distribuirá de forma gratuita junto con capacitaciones gratuitas en inglés y español orientadas al público en general.

El 26 de abril, un grupo de expertos destacados en las diaciplinas de arquitectura, planificación, ingeniería, construcción, gestión de emergencias, suplido de energía, manejo de aguas residuales y códigos de vivienda se reunieron para desarrollar la guía. Utilizaron estudios de casos y estimaciones en el terreno con descripciones de las acciones específicas que pueden apoyar la reconstrucción de viviendas en Puerto Rico y otras islas del Caribe.

Destinado a propietarios de edificios, profesionales del mundo del diseño e ingeniería, representantes de pequeñas empresas, contratistas e interesados en la reconstrucción de los sectores de vivienda de Puerto Rico y las Islas Vírgenes, el manual Estrategias para la Resiliencia de la Vivienda en Puerto Rico se basará en las estrategias previamente estudiadas por Enterprise para la resiliencia de edificios multifamiliares. El primer manual de este tipo, creado en respuesta a la supertormenta Sandy, ha sido utilizado por miles de organizaciones de vivienda, diseñadores y municipalidades en los Estados Unidos como modelo para la reconstrucción.

“Las Estrategias para la Resiliencia de la Vivienda en Puerto Rico serán críticas para el futuro de la industria de vivienda y desarrollo en Puerto Rico, pues proporcionarán el camino adecuado para proteger las vidas y las inversiones de nuestra gente”, dijo Fernando Gil, Secretario de Vivienda. “Confiamos en que esta colaboración creará la sinergía necesaria para nuevas viviendas, atendiendo las necesidades de nuestros residentes y teniendo en cuenta la necesidad de mitigar futuros eventos atmosféricos”, puntualizó.

“Es de suma importancia para nosotros enfocar nuestros esfuerzos en la educación y el aprendizaje de los errores del pasado”, expresó Emilio Colón-Zavala, presidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico. “Frente a la temporada de huracanes de este año, tenemos la oportunidad de contribuir con experiencia para proporcionar viviendas seguras y resistentes a las familias que sufrieron pérdidas como resultado de los recientes desastres naturales”.

Por su parte, Terri Ludwig, presidenta de Enterprise, comentó: “Teniendo en cuenta los futuros riesgos climáticos extremos que enfrenta Puerto Rico, la necesidad de Estrategias para la Resiliencia de Vivienda de Puerto Rico no podría ser mayor. Esta guía práctica ayudará a incorporar, desde el principio, estrategias rentables para el futuro en el proceso de reconstrucción, lo que fortalecerá a las comunidades y salvará vidas y dinero cuando ocurra el próximo desastre”.

El huracán María destruyó cerca de 35,000 hogares en Puerto Rico. Las personas mayores, las familias y los hogares de bajos ingresos son especialmente vulnerables porque tienen un acceso limitado a ciertos recursos que podrían ayudarlos a recuperarse. María causó problemas a corto plazo como el desplazamiento poblacional, el cierre de negocios y la pérdida de ingresos, la agudización de la recesión económica y la migración permanente fuera de la isla.

“Es esencial que centremos nuestros esfuerzos no solo en la reconstrucción, sino también en la educación”, dijo el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz, cofundador de Álvarez-Díaz & Villalón® y uno de los líderes de este esfuerzo. “Este manual ayudará a educar a los profesionales del diseño, así como a la población en general, sobre la importancia de utilizar un enfoque de diseño resistente como parte de una estrategia sólida de reconstrucción”, enfatizó.

La Universidad de Puerto Rico también se ha sumado a este gran esfuerzo. “Una dimensión crítica en el proceso de construcción de viviendas asequibles es su ubicación, y esta es una consideración esencial en este esfuerzo. Como planificadores, estamos muy preocupados por la necesidad de abordar los problemas del uso de la tierra con más cuidado, especialmente en un contexto insular “, subrayó Carmen Concepción, Presidenta de la Escuela de Planificación de la UPR en Río Piedras. Agregó que “Un Puerto Rico resistente requiere que planeemos comunidades en lugares que no son inundables o propensos a deslizamientos de tierra y lejos de las áreas costeras. La minimización del riesgo para la vida y la propiedad humana ofrece mayor seguridad a los residentes y la inversión es más duradera”.

“Diseñar y construir con estrategias resilientes en mente puede crear nuevas formas de vida para los puertorriqueños. Este manual será una herramienta transformadora para los residentes, desarrolladores, contratistas y constructores de Puerto Rico. Para la Escuela de Arquitectura de la UPR, ser parte de este equipo profesional es muy importante y desafiante. Nuestros estudiantes están integrados a un grupo de trabajo de profesionales expertos locales e internacionales, incluidos nuestros profesores, y al mismo tiempo estamos haciendo una gran contribución con la creación de esta herramienta, con el fin de transformar las comunidades en lugares seguros y habitables “, compartió Mayra O. Jiménez Montano, Decana Interina de la Escuela de Arquitectura de la UPR en Río Piedras.

“Los más de 3 millones de ciudadanos estadounidenses que llaman hogar a Puerto Rico volvieron a sumirse una vez más en la oscuridad la semana pasada”, dijo Arturo García Costas- oficial de programas ambientales del Fideicomiso Comunitario de Nueva York. “Todas las esferas del gobierno y el tercer sector deben trabajar juntos para proteger a los más vulnerables del caos traído por el cambio climático que estamos enfrentando. Necesitamos hacer algo más que reconstruir, necesitamos re imaginar cómo se diseñan y construyen nuestras viviendas y comunidades, especialmente en nuestras islas y nuestras costas.”

Estrategias para la Resiliencia de la Vivienda en Puerto Rico está programado para completarse y publicarse en 2018, y será diatribuido en todo Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos.

Esta guía es parte del Climate Strong Island Initiative (CSII) de Enterprise, que cuenta con el respaldo y generosas donaciones del Fideicomiso Comunitario de Nueva York y la Fundación Miami. CSII enfila sus esfuerzos para que la recuperación a largo plazo de Puerto Rico, las Islas Vírgenes de EE. UU. y los cayos de la Florida sea equitativa y resiliente, que atienda las necesidades de infraestructura inmediatas y existentes, que desarrolle las capacidades de las organizaciones locales, que impulse soluciones alcanzables e innovadoras y que mejore las op

Asociación de Constructores de Puerto Rico señala paso significativo hacia la recuperación de la Isla

10 de abril de 2018 – Con la asignación de 18,400 millones de dólares, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), otorga a Puerto Rico recursos sustanciales para poder lograr un impacto positivo y afirmativo en nuestras comunidades.

“Se nos da la oportunidad de lograr acceso a vivienda segura para familias que sufrieron pérdidas tras el paso de los huracanes Irma y María o que luego de los eventos continúan viviendo en áreas de alto riesgo. Haciendo justicia a nuestros ciudadanos, tenemos el acceso a corregir errores del pasado e implementar soluciones viables”, señaló el Ing. Emilio Colón Zavala, presidente de la ACPR.

La Asociación de Constructores de Puerto Rico tiene como prioridad servir como vehículo para los que los grupos profesionales y público general reconozcan la importancia de la implementación y cumplimientos de los códigos de edificación y las regulaciones de zonificación. Es necesario que en Puerto Rico se simplifique el proceso regulatorio y el acceso adecuado al cumplimiento lo que redundará en la disminución de la construcción ilegal. La información provista por las diferentes agencias demuestra que la construcción ilegal sufrió daños mayores.

Queremos reconocer el liderato de la subsecretaria de HUD Pamela Hughes Patenaude y su compromiso, sobre todo, el trabajo colaborativo que la agencia federal que representa ha venido realizando con organizaciones profesionales y el tercer sector junto al Gobierno de Puerto Rico.

La ACPR reafirma su postura sobre la necesidad comenzar los proyectos que viabilizan la recuperación de Puerto Rico

10 de abril de 2018 – La Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR), en una reciente comunicación a la Comisionada Residente en Washington Hon. Jenniffer González, al Administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) William B. ‘Brock” Long, al director de la Región II de FEMA, Alejandro de la Campa y a la Subsecretaria del Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) Pamela Patenaude, urgió a que se acepten los códigos de edificación vigentes al momento de considerar la asignación de fondos CDGB- DR y de la Ley Federal Stafford que tienen como finalidad asistir lo antes posible en el proceso de mitigación y reconstrucción de los daños causados por los recientes desastres en la isla. Esto es importante para que los proyectos de mitigación y reconstrucción puedan comenzar lo antes posible.

En las misivas cursadas a los funcionarios federales, la ACPR expone que estudios recientes demuestran que el código vigente, publicado por el Consejo Internacional de Códigos (“ICC”) en el 2009, según adoptado en Puerto Rico para el 2011, es uno más conservador que el código modelo propuesto versión 2018. Por tal razón, se solicita que se acepten los códigos vigentes con el propósito de asegurar la continuidad de los programas de reconstrucción y mitigación de daños toda vez que se cumple con la reglamentación y guías aplicables. Para ello, la ACPR consultó varias firmas de diseño estructural en la isla.

“En marzo de 2011 Puerto Rico adoptó la versión de 2009 de los códigos de edificación del Consejo Internacional de Códigos. Desde entonces sólo un 0.5% de las unidades de vivienda han sido construidas siguiendo este código. Además, es importante señalar que el 55% del total de las unidades de viviendas construidas en la isla, han sido construidas sin obtener un permiso de construcción según lo requiere la ley. La información provista por FEMA demuestra que, como resultado del impacto de los huracanes Irma y María, el 98% de las unidades de vivienda inspeccionadas que fueron construidas siguiendo los procesos regulatorios sufrieron poco o ningún daño, esto sin importar el código de edificación aplicado al momento de ser edificada. Teniendo en consideración que ya mucha gente ha comenzado a reconstruir de manera informal, es importante que se acelere el proceso de asignación y ejecución de los proyectos de mitigación,” sostuvo el Ing. Emilio Colón Zavala, Presidente de la ACPR.

Se renueva el programa de Becas de la Asociación de Constructores de Puerto Rico con la colaboración del Grupo Guayacán, Inc. y Fundación Comunitaria de Puerto Rico

9 de abril de 2018 – La Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR) y Grupo Guayacán, Inc. (GGI) anunciaron la apertura por segundo año consecutivo de la convocatoria para su programa de becas, el ACPR-Guayacán Fellowship, El programa de Fellowships Fondo de Becas Futuros Constructores de Puerto Rico ha becado a individuos en profesiones relacionadas a la industria de la construcción afiliados a la ACPR por más de 10 años. Desde su creación, el fondo es administrado por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR). En esta ocasión, el Fellowship ofrecerá a una empresa socia de la ACPR la oportunidad de participar con una beca parcial del Guayacán Venture Accelerator (GVA).

El Fellowship surge como resultado de la renovación del Acuerdo de Colaboración firmado por la ACPR y GGI y la colaboración de la FCPR con el objetivo de unir esfuerzos y desarrollar iniciativas que estimulen la educación y el desarrollo empresarial local. El acuerdo busca promover iniciativas de desarrollo y capacitación empresarial entre los miembros de la ACPR.