Recent News

Grupo Guayacán and the PRBA Launch Call for Applications for the 3rd Edition of Their Joint Fellowship Program

The Puerto Rico Builders Association (PRBA) and Grupo Guayacán, Inc. (GGI) announced the call for applications for the third annual PRBA-Guayacán Fellowship which will sponsor the participation of up to two PRBA members in the 2019 Guayacán Venture Accelerator (GVA). The GVA is an entrepreneurial education and development program for companies established in Puerto Rico seeking new growth opportunities, such as: increasing local market share, entry to international markets, or development of new products or services.

The program consists of a series of 14 educational workshops offered by a renowned group of academics, professionals, executives, and investors from Puerto Rico, the United States, and Canada. In addition, each participating company will be paired with a mentor to help them implement their expansion plans. Lastly, companies will benefit from a series of coaching sessions where distinguished entrepreneurs, investors, and professionals offer their perspectives and advice.

For the 2018 GVA, the PRBA sponsored AZ Engineering, an electrical engineering firm focused on renewable energy and electrical efficiency, and Conspro a wholesale distributor of specialized concrete construction products. Both companies completed the program successfully and will pay their fellowship forward to a 2019 participant.

Companies interested in the 2019 GVA are invited to an exclusive recruiting event to be held on Thursday, April 11th at 9:00am and featuring a presentation by program instructor Miguel Ferrer Jr. titled: ‘U.S. Hispanic Market 411: Insights for Accelerating Your Business Expansion’. For more information and to RSVP, please contact Natalia Arias (narias@guayacan.org).

Ideal GVA candidates must be in operations for at least three years and demonstrate organizational capacity and commitment to design and implement an aggressive growth plan. The program requires the participation of 3 senior executives per company. The GVA selection process begins with an online application which will be open until May 1st at: http://bit.ly/GVA2019.

From left: Laura Cantero, Executive Director of Grupo Guayacán; Alfredo Martínez- Álvarez, Jr., Juan Carlos Sabat and José Antonio Sabat from Conspro, Gladys Santana and Ángel Perez, chairman of the Board of Grupo Guayacán.

 

Puerto Rico Builders Association (PRBA) expressed their opposition to the PMO- 24

Under the premise that the proposed municipal ordinance that will regulate the short-term rentals has the appearance of unconstitutionality by restricting and undermining the constitutional right to private property, representatives of the Puerto Rico Builders Association (PRBA) expressed their opposition to the PMO- 24.

Eng. Emilio- Colón -Zavala, Chairman of the Puerto Rico Builders Association, stated at a Senate hearing that although the PRBA emphasizes on the importance of adequately regulating this activity so that neighbors and the community do not see them unreasonably harmed, the proposed ordinance is predicated on fundamentally incorrect premises. Among them, the municipality starts from the premise that as a result of these short-term rentals, the municipality does not receive any income.

Eng. Emilio Colón-Zavala, chairman and Alfredo Martínez- Álvarez, Jr., Vice- Chairman of the PRBA, addressed the Puerto Rico Builders Association concerns to the San Juan Municipal Assembly on a hearing held on March 7, 2019. In their deposition, they highlighted the importance of the short-term rentals by mentioning that the short-term rentals have helped to give use to a significant number of properties currently in disuse. They also informed on reports that show that this type of rental has served to mitigate mortgage delinquencies. The PRBA board members raised their concern about this project as it appears to be a tax collection measure rather than one to regulate the short-term rental activity.

Extraordinary the IBS 2019!

Wow, what a show! Even the bizarre weather —it snowed in Vegas on Wednesday night— didn’t dampen the 75th annual International Builders’ Show, the biggest show in a decade and an indication of just how vibrant the home building industry currently is!

With more than 100,000 people attending Design & Construction Week® the exhibit halls were jammed and the energy was palpable. The IBS exhibit floor alone, spanned more than 600,000 net square feet and featured more than 1,500 exhibitors. Attendees saw the latest in home technology products, watched live building demos, participated in hammer contests and craft brew tastings and networked with the best of best in our industry and collecting IBS swag along the way.

The IBS 2020 will be from January 21-23 in Las Vegas again. This is an extraordinary show that you can’t miss.

You should make plans to attend the IBS next year.

Learn more here: https://www.buildersshow.com/Home/

Constructores reiteran su rechazo a limitar los Airbnb

La Asociación de Constructores de Puerto Rico reiteró ayer su oposición  al proyecto de ordenanza que pretende regular el negocio de alquiler a corto plazo en el Municipio de San Juan por considerar que no atiende las necesidades existentes.

Emilio Colón Zavala, presidente de la entidad, señaló que la medida carece de requisitos básicos para obtener la licencia propuesta que permitiría que un arrendador pueda alquilar a corto plazo una propiedad.

“El proyecto de ordenanza parece más una medida para aumentar recaudos para la ciudad capital que un mandamiento para establecer un marco reglamentario”,  manifestó en una vista publica ante la Legislatura Municipal de San Juan.

Colón Zavala, quien reconoció la importancia de controlar esta actividad, recalcó, además, que la reglamentación debería distinguir entre empresas e individuos que se dedican a este negocio a menor escala.

El proyecto de Ordenanza 24 serie 2018-2019 busca reglamentar los alquileres a corto plazo en la ciudad capital mediante el establecimiento de un proceso de licencias al uso, que tendrá, un costo anual de $250 a $500.

La medida también limitaría a dos la cantidad de propiedades destinadas para este negocio, y una de las unidades deberá ser la residencia principal del arrendador. Colón Zavala catalogó la restricción como irrazonable y como un menoscabo, además de atentar contra el derecho constitucional del disfrute de la propiedad.

Fuente: El Nuevo Día  Imagen: GFR

Una nueva ley de condominios en Puerto Rico

Si bien es cierto que el invertir en bienes raíces es una de las mejores decisiones que una persona puede tomar, también es cierto que conlleva una serie de responsabilidades que hay que conocer antes de dar el paso. Esto requiere que conozcamos bien las leyes y reglamentos vigentes en Puerto Rico y dentro de los condominios para una buena convivencia.

En Puerto Rico se discute a presente el Proyecto del la Cámara de Representantes 1874 que crearía una nueva Ley de Condominios. La ley vigente data del 1958 y las últimas enmiendas se aprobaron hace 15 años. La iniciativa legislativa podría impactar hasta 250,000 dueños de apartamentos en todo el país.

La Asociación de Constructores de Puerto Rico -que representa a desarrolladores de proyectos de vivienda, comerciales, industriales y hoteles desde el 1951- apoya la iniciativa legislativa de actualizar la Ley de Condominios. Del mismo modo, favorecemos que se apruebe una ley que asegure los mejores intereses y el bienestar de los propietarios.

Entendemos que esta iniciativa de la Legislatura de Puerto Rico debe perseguir mayor activismo vecinal, es decir fomentar la participación de los miembros de la comunidad, la cual generalmente se concentra en unos pocos. También apoyamos la eliminación del requisito de unanimidad de los titulares para llevar a cabo obras necesarias para mantener y mejorar la propiedad. Estas mejoras, que deben ser evaluadas conforme a la diversidad de la comunidad para lograr un balance, son necesarias para mantener el valor de la propiedad del inmueble, o sea la inversión de los condóminos. Las obras para mantener y modernizar los condominios crean actividad económica y empleos, mientras ayudan a preservar la belleza, los valores en el mercado y el atractivo de los vecindarios y las comunidades donde ubican.

Las inversiones en bienes raíces son un componente importante de nuestra economía. No solo en términos de compras y ventas, si no de alquileres a largo y a corto plazo, los cuales crean actividad económica más allá de los límites de los condominios. Estos alquileres, sobre todo aquellos a corto plazo, fomentan el turismo, sirven a los estudiantes y facilitan el intercambio cultural y comercial. Por lo tanto, es importante abrir espacio para que el consejo de titulares de cada condominio pueda regular el asunto de los arrendamientos y que los requisitos estén disponibles para el conocimiento de los dueños y potenciales inversionistas.

Hacemos un llamado a la Legislatura a perseguir una legislación clara y precisa que sirva las necesidades colectivas de los propietarios y fomente la inversión. Una legislación que garantice los mejores intereses y el bienestar de los individuos dentro de sus comunidades, y que contribuya a crear actividad económica y a mantener el atractivo de nuestros barrios y vecindarios.

Fuente: El Nuevo Día / Por: Alfredo Martínez Álvarez, vice presidente de la ACPR.

La ACPR expresa su oposición a la Ordenanza Municipal que regularía el alquiler de propiedades a corto plazo

21 de febrero de 2019 – La Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR) hizo pública su oposición al proyecto de Ordenanza Municipal del Municipio Autónomo de San Juan que regularía el alquiler de apartamentos o residencias a corto plazo.  El proyecto de ordenanza en referencia tiene vicios de inconstitucionalidad al solo permitir que un titular pueda únicamente tener hasta dos propiedades en alquiler y peor aún, que una de ellas tenga que ser la residencia principal del arrendador. Esto constituye una restricción irrazonable y un menoscabo y violación del derecho constitucional a la propiedad privada sin una base razonable.

El presidente de la ACPR, el ingeniero Emilio Colón-Zavala, enfatizó que “este proyecto de ordenanza está predicado en premisas fundamentalmente incorrectas. Entre ellas, el municipio parte de la premisa de que por concepto de estos alquileres a corto plazo, el municipio no recibe ingresos. Cuando la realidad es que esta actividad económica que generan ingresos se supone paguen patentes municipales entre otros beneficios al municipio. A su vez entendemos que el imponer un tributo del 3% sobre volumen de alquiler no es otra cosa que aumentar la patente municipal sin que esto sea legal, ya que el tipo máximo permitido por ley es medio por ciento del volumen de negocio por lo que tal tributo sería ilegal”.

La Asociación de Constructores de Puerto Rico quiere destacar que nuestra organización favorece que se reglamente esta actividad adecuadamente, poniendo los controles necesarios para que los vecinos y la comunidad no se vean irrazonablemente perjudicados. Las comunidades deben tener el derecho de decidir sin este tipo de intervención.  Sin embargo, ello no puede desembocar en la colocación de impuestos, restricciones y prohibiciones que resulten tan onerosas y restrictivas, limitando así el derecho de propiedad privada de los dueños.  Seguir haciendo las cosas de esta manera no está a la altura de nuestros tiempos.

Urge un coordinador federal de reconstrucción

Cuando ocurre un desastre natural, uno de los requerimientos del gobierno federal es que se designe un representante autorizado por el gobierno local (“GAR” por sus siglas en inglés). En desastres mayores, incluso se solicita la creación o establecimiento de una oficina gubernamental dedicada a trabajos enfocados en la reconstrucción.

Con ese fin, el gobierno de Puerto Rico, luego del azote del huracán María, creó la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción Resiliencia, adscrita a la Autoridad para las Alianzas Público- Privadas. Desafortunadamente, del lado federal este no es el caso. Ese representante local queda a la merced de la burocracia, múltiples reglamentos y agencias federales que dificultan la coordinación toda vez que, al igual que ocurre con el gobierno local, en ocasiones la comunicación interagencial no es la ideal. De hecho, la Asociación de Constructores ha experimentado retos al sólo preguntar cuánto dinero se ha asignado para las ayudas federales de reconstrucción. Es el típico ejemplo de que la mano derecha no sabe lo que hace la izquierda. En Puerto Rico, la labor de múltiples agencias aparenta ser redundante.

Por un lado, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos coordina trabajar con un proyecto de control de inundaciones en la misma área donde se realizan iniciativas para mitigar zonas susceptibles a inundaciones con fondos CDBG-DR. En fin, se exige un esfuerzo coordinado del lado estatal, sin embargo, por el lado federal hay que recorrer un laberinto desconocido para la inmensa mayoría de los locales. Como si esto fuera poco, recientemente la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (“GAO” por sus siglas en inglés) informó que los recursos que trajo a Puerto Rico la Agencia Federal de Manejo de Emergencias fueron inadecuados para la respuesta inicial. Incluso se indicó que el desastre de Puerto Rico es más grande que el resto de los desastres que FEMA tiene activos combinados en territorio estadounidense.

Como resultado del informe, además, el gobierno federal ha requerido que FEMA optimice sus procesos de revisión ambiental y permisos para precisamente lograr que los proyectos comiencen lo antes posible. Resulta lamentable que los funcionarios a cargo de esto no entiendan a qué se refiere tal instrucción. Es increíble que la burocracia siga dilatando los procesos mientras nuestras familias no tienen más remedio que recurrir a reconstruir sin implantar las lecciones aprendidas de este desastre. A casi 15 meses del paso del huracán María, aún no se publica el informe de evaluación de comportamiento de edificaciones que, por reglamento federal, se supone hubiese publicado seis meses luego del desastre.

Por todo lo anterior, hace perfecto sentido que se nombre un coordinador a nivel federal para la reconstrucción de Puerto Rico. Esta persona debe conciliar los esfuerzos de las agencias federales y optimizar procesos para lograr que los proyectos de reconstrucción finalmente comiencen. Es necesario una oficina que sirva, no como un obstáculo con procesos burocráticos adicionales, pero como recurso y punto de contacto único para optimizar el uso de los recursos federales asignados. Al final del día, será una contraparte al GAR local que logre un destranque en beneficio de nuestra infraestructura y los más vulnerables. Es hora de ejecutar y que comience la reconstrucción.

Hay que eliminar barreras y optimizar procesos tal y como el gobierno federal ha instruido. Es importante que se entienda que la posición económica de nuestra sociedad nos tiene a merced que las ayudas federales lleguen. Esto no aguanta dilaciones adicionales. Hay que ejecutar y poner nuestras manos a la obra por el bien de nuestra sociedad.

Educación para reconstruir mirando al futuro del país

Lunes, 11 de febrero de 2019 – El plan del gobierno para capacitar a 2,100 estudiantes de cuarto año para laborar en la industria de la construcción mueve la ruta del Departamento de Educación a las necesidades más inmediatas del mercado, dentro de los esfuerzos de reconstrucción.

La iniciativa también ofrece a esos egresados mejores oportunidades de conseguir empleo. Al esfuerzo deben sumarse, además de entrenamiento en seguridad, matemáticas, manejo de herramientas y códigos de construcción, cursos para desarrollar el espíritu emprendedor de nuestros jóvenes. La fase inicial de la iniciativa conlleva 160 horas contacto hasta junio. Se pondrá en vigor mediante un currículo especial desde mediados de mayo hasta junio, con un presupuesto estimado en $1.2 millones.

Se ofrecerá primero a estudiantes de cuarto año de escuela superior. Luego se evaluará si se expande a otros grados del nivel superior. Los estudiantes podrán especializarse en carpintería. Después se añadirán otros oficios, como plomería, electricidad y albañilería. Ochenta y cuatro maestros recibirán adiestramientos para impartir los cursos. De esa manera, el gobierno prevé el reclutamiento inmediato de estos jóvenes por parte de una industria de la construcción que se proyecta pujante con el arribo de las asignaciones federales ligadas a la reconstrucción.

Del mismo modo, pueden integrarse otras destrezas vocacionales que preparen a los jóvenes interesados en otros mercados de trabajo que también aporten al desarrollo económico de la isla. Ejemplos son las destrezas vinculadas a la industria del turismo y las que permiten el desarrollo de pequeños negocios.

Por años, el Departamento de Educación ha enfrentado el reto de establecer un proyecto educativo pertinente a la realidad de los estudiantes. Por falta de datos actualizados, resulta prácticamente un misterio conocer cuántos jóvenes abandonan la escuela sin graduarse de cuarto año.

Según un informe oficial de 2016, la mayoría de los estudiantes que se dio de baja reportó interés en estudiar en un programa acelerado o alternativo. Otros hablaron de dejar la escuela para trabajar, evitar un fracaso académico o asumir responsabilidades en el hogar. Datos del Instituto de Desarrollo de la Juventud, para 2016, han indicado que la mayoría de los menores de 18 años —el 56%— vive en pobreza. Los padres del 53% de nuestros niños y adolescentes no tenían empleo seguro. Hasta 25,000 jóvenes no asistían a la escuela ni trabajaban.

El informe más reciente del Instituto, sobre el impacto del huracán María en la niñez, reveló también que muchos de nuestros niños y jóvenes sufren aún las secuelas emocionales de la emergencia vivida tras el huracán María. Estudiantes del sistema público llegaron a perder un promedio de 78 días de clases por ausencias después del ciclón. Casi la mitad de las familias, encuestadas en 705 hogares, dijo haber identificado cambios en el comportamiento de sus hijos desde entonces.

Ese escenario requiere atención integrada, en la cual el proyecto anunciado por el gobierno puede ser una acción, pero no aislada. Adiestrar a los estudiantes en tareas relacionadas a la reconstrucción puede activar empleos y encaminar una economía sostenible, como parte de un proyecto educativo amplio.

Aparte de las necesidades inmediatas de la reconstrucción, el país necesitará ciudadanos con múltiples competencias académicas y emocionales. Sobre todo, el proyecto educativo debe perseverar en su misión de propiciar el desarrollo humano. La educación debe proveer a los estudiantes las herramientas que le permitan, no solo adquirir un trabajo en el corto plazo, sino alcanzar su mayor potencial. La educación tiene que ser plataforma para generar equidad, mejorar aprovechamiento académico y la calidad de las vidas que toca. El proyecto educativo puede nutrirse de lo mejor de los modelos de entidades sin fines de lucro que han transformado vidas en la isla. Debe dar paso a la educación holística necesaria para los retos de hoy y del futuro.

Rick Scott se compromete con el sector empresarial

6 de febrero de 2019 – Rick Scott, quien en enero tomó posesión como senador republicano por Florida, aseguró ayer que va a “hacer lo que esté en mi poder” para adelantar en Washington los temas de mayor inquietud para Puerto Rico, como el acceso a fondos de salud y de reconstrucción.

“Puerto Rico es muy importante para mí. Estoy aquí para escuchar y ver cómo puedo ayudar”, afirmó el exgobernador de Florida, durante el conversatorio que sostuvo con líderes del sector privado en la sede del Departamento de Estado en el Viejo San Juan, como parte de la que fue su primera visita como senador federal. Sobre las acciones que está dispuesto a tomar mencionó que “puedo trabajar en legislación, puedo hacer acercamientos a la Casa Blanca o a miembros del gabinete (del presidente Donald Trump)”.

Para ello, pidió a los representantes de los distintos gremios e industrias presentes a preparar y someter a su oficina resúmenes concretos sobre qué hace falta y por qué, para hacerlo todo “más fácil”. “Sean específicos”, urgió. Jaime Pla, de la Asociación de Hospitales, abrió la discusión sobre los fondos para Medicare y Medicaid. Dijo estar optimista de que la acción de Scott y de su correligionario Marco Rubio dé paso a “obtener una solución permanente en vez de ir allá (a Washington DC) cada año” a presionar por los fondos necesarios.

Por su parte, Rick Shinto, principal ejecutivo de InnovaCare, alertó que se utilizan cálculos errados sobre la cobertura que necesita Puerto Rico. A esto, Scott le pidió preparar un documento en el que incluya la fórmula actual versus cómo estima que debería ser, para él dar seguimiento.

“Estamos muy optimistas por el dinero de Vivienda federal (HUD), pero ya ha pasado un año y medio desde el huracán María. La gente ya está construyendo a su forma, sin código. Necesitamos su ayuda”, afirmó, por su parte, Nory Rivera, directora ejecutiva de la Asociación de Constructores, sobre la lentitud en el desembolso de fondos de reconstrucción. 

Los primeros $1,500 millones de CDBGDR fueron liberados este pasado fin de semana. Rivera levantó bandera, además, sobre la disparidad en las tarifas de alquiler que se utilizan para los vales de Sección 8, ya que en las Islas Vírgenes Estadounidenses a una familia se le autorizan $1,200 de renta por el mismo espacio que en Puerto Rico recibe $750. Por su parte, el presidente del la Asociación de Contratistas Generales (AGCPR), Alejandro Abrams, denunció que FEMA ya ha recortado partidas de fondos prometidos y ha cambiado constantemente la interpretación de guías. Con esto coincidió Carlos Mercader, director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico, quien explicó los pormenores a Scott.

Ante esta denuncia, el senador se comprometió a indagar por qué FEMA revirtió su decisión previa de autorizar proyectos que mejorarían instalaciones destruidas por el huracán, en vez de sencillamente construirlas tal como estaban antes del desastre. Por el lado de la Asociación de Industria Farmaceútica, conocida como PIA, la petición fue explorar cómo menguar los golpes que la reforma tributaria federal supone para las multinacionales de este sector. En la mesa también hubo representantes del Colegio de CPA, MIDA, del comercio al detal y hoteles, entre otros.

Fuente: El Nuevo Día

Una nueva fuerza laboral

4 de febrero de 2019 – Recién se ha materializado una alianza entre el sector privado y el gobierno para adiestrar a jóvenes que interesen trabajar en la industria de la construcción. Esto constituye un paso de avance, en el cual el sector privado juega un importante rol contribuyendo en adiestrar futuros trabajadores en las destrezas que nos hacen falta en el sistema público de enseñanza de Puerto Rico.

Previo a la debacle económica, en la industria de la construcción, típicamente las destrezas se pasaban generacionalmente. La contracción de la industria produjo que este proceso se interrumpiera. Además, nuestra fuerza trabajadora se redujo de cerca de 100,000 empleados a fines de los años 90 a meramente 29,000 en agosto de 2017. El paso de los huracanes en septiembre de 2017 catapultó la necesidad de posiblemente hasta 150,000 trabajadores en nuestra industria. A fines del 2018, el número de trabajadores en la industria de la construcción había aumentado a aproximadamente 45,000.

Queda mucho por hacer. Es por lo que hace sentido entrenar personas para que puedan comenzar a trabajar en la construcción. Más que un esfuerzo desde el sector que los empleará es importante lograr que nuestros jóvenes aprendan las destrezas que nuestra industria necesita.

La Asociación de Constructores de Puerto Rico junto a la Asociación de Contratistas Generales de América Capítulo de Puerto Rico y Caribbean Project Management han unido esfuerzos precisamente para contribuir a este propósito. Mediante un proceso de identificación de interesados, adiestramiento, certificación y reclutamiento se pretende aumentar la capacidad de nuestra fuerza trabajadora. Esta herramienta permitirá que nuestros trabajadores obtengan una certificación reconocida nacionalmente y la cual es otorgada por el “Home Builders Institute” (HBI) o el “The National Center for Construction Education and Research” (NCCER). En conjunto a la obtención del diploma de escuela secundaria, este adiestramiento añadirá valor a nuestros jóvenes toda vez que estarán listos para entrar a la fuerza trabajadora al momento de graduarse. La meta es comenzar con 2,100 jóvenes este semestre académico.

Además, con este esfuerzo aumentaremos la capacidad de la industria de la construcción local. El aumentar nuestro recurso más importante, el humano, ayudará a ejecutar los proyectos de la reconstrucción en el tiempo en que la ley requiere que se utilicen los fondos.

Por otro lado, esperamos lograr mejorar las cifras de empleo y participación laboral al dar la posibilidad que los graduados puedan emplearse en un corto tiempo. No es la primera vez que se da este tipo de esfuerzo. En múltiples estados de la nación (i.e. Florida, Texas, Nuevo México, etc.) existen alianzas para entrenar la fuerza laboral en la construcción.

También, se ha utilizado en programas del Departamento del Trabajo Federal como el “Job Corps”.

Resulta interesante que, en la ciudad de Medellín, Colombia, se hicieron esfuerzos en alianza entre la empresa privada y el gobierno para readiestrar jóvenes que se habían involucrado con el narcotráfico.

En resumen, la primera etapa de este esfuerzo es la respuesta de la industria a la necesidad de aumentar nuestras capacidades para reconstruir a Puerto Rico. En la educación de la fuerza laboral en distintos sectores podremos añadirle valor al sistema y obtener las destrezas que los diferentes sectores de la economía requerimos.

Además, ayudaremos a mejorar las posibilidades de nuestros jóvenes a tener mejor calidad de vida. Gracias a la secretaria de Educación, Julia Keleher, por creer en esta iniciativa y lograr ejecutar el programa en alianza con el sector privado. Manos a la obra.

Fuente: El Nuevo Día, columna escrita por Ing. Emilio Colón Zavala