Cemento local para servir la demanda de construcción en Puerto Rico

En Puerto Rico se conversa en diferentes foros sobre la escasez de materiales de construcción, sin embargo, ese no es el caso del cemento local, una de las materias primas más importantes que en el caso de la isla se produce en Ponce y que contribuye directamente a los esfuerzos de desarrollo y reconstrucción del país.

Actualmente, la planta de cemento CEMEX en Ponce, es la única que manufactura cemento hecho en Puerto Rico desde 1941 y tiene una capacidad instalada para asumir incrementos ante cualquier demanda que se perfile en el mercado puertorriqueño. Además, con 80 años de presencia local, la producción del cemento Ponce ha generado un efecto multiplicador en otros sectores productivos, incluyendo la generación de empleos, el impacto en la cadena de insumos y la creación de nuevas oportunidades.

“La capacidad de producción de CEMEX es de más de un millón de toneladas de producción de cemento al año. De acuerdo con estadísticas publicadas por el Banco de Desarrollo Económico y Comercio, la demanda anual en la isla es de aproximadamente 590 mil toneladas. Por lo que en CEMEX tenemos una capacidad instalada para servir el mercado de Puerto Rico, en ese sentido el sector de la construcción cuenta con un aliado, explicó Guillermo García Clavier, gerente Comercial de CEMEX Puerto Rico.

CEMEX se mantiene enfocado en la creación de valor sostenible proporcionando soluciones líderes en la industria para satisfacer las necesidades de construcción, defender la producción de un producto local como el cemento Ponce y atender los desafíos actuales que presenta el cambio climático. “El desarrollo de productos y soluciones sostenibles es clave, en nuestro caso, desde abril incorporamos la marca diferenciadora VERTUA en nuestro saco de cemento Ponce general, demostrando la reducción de emisiones de CO2 que hasta el momento mantenemos,” añadió el alto ejecutivo de CEMEX.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Asociación de Constructores celebra convención anual y su 70 Aniversario

 Rafael Rojo, Ivar Pietri, el ing. Emilio Colón Zavala, lcda. Nory Rivera, arquitecta Vanessa de Mari, Alfredo Martínez-Álvarez, Jr., Roberto Trápaga Fonalledas y Alejandro Brito.

Con casa llena, la Asociación de Constructores de Puerto Rico celebró su 48va Convención Anual en el Centro de Convenciones, evento que también dio lugar a la celebración de su 70 aniversario.
La agenda de convención contó con paneles y conferencias donde se discutieron temas como el alza de los costos de construcción, la vivienda de ingreso mixto, las ciudades “inteligentes”, la erosión de costas, y la falta de mano de obra, que tanto está afectando a esta industria.

Alfredo Martínez-Álvarez, Jr., presidente de la Asociación, se mostró complacido con los trabajos de la convención y en su alocución exhortó a sus socios a continuar trabajando por el bienestar social y económico del país, en particular con suplir la necesidad de proveer vivienda segura, asequible y resiliente a las familias puertorriqueñas.

“Los retos que tiene nuestra industria son muchos. Tenemos que continuar trabajando para superar los desafíos de la escasez de mano de obra y el aumento en los costos de construcción que enfrenta nuestra industria, pero estamos seguros que podemos salir adelante por la tenacidad y el compromiso de los constructores y desarrolladores del país”, expresó.

Como invitada principal, la Asociación contó con la presencia de Gretchen Sierra Zorita, directora asociada para Puerto Rico y los territorios de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de Casa Blanca.

La convención se dedicó al ingeniero Adriel Longo, uno de los desarrolladores más innovadores y visionarios de Puerto Rico, por su trayectoria sobresaliente y su aportación a la industria de la construcción y la vivienda. Se realizó, además, la tradicional premiación a las mejores obras de construcción del país y figuras destacadas vinculadas a la industria.

También se llevó a cabo la Asamblea Anual de Socios de la Asociación en la que se eligió a la arquitecta Vanessa de Mari Monserrate como presidenta para el 2022, la primera mujer en asumir la presidencia de la Asociación en sus 70 años.
La Convención cerró con un cóctel de aniversario donde los invitados disfrutaron con amigos de la industria, buena música y del tradicional lechón asado, como anticipo a la temporada navideña.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ing. Adriel Longo

Ing. Adriel Longo: un ser humano que rompe los esquemas

Adriel Longo ha construido todo tipo de proyectos, desde viviendas en segmento de interés social hasta proyectos en el segmento de lujo. A todos le dedica el mismo cuidado y atención. Uno de sus proyectos más icónicos es la comunidad urbana planificada Los Paseos en San Juan, donde tuvo una participación activa en la conceptualización, el financiamiento y la construcción de esta. Esto le ha ganado el reconocimiento como uno de los más grandes visionarios y desarrolladores de renombre en Puerto Rico.

Un visionario, hombre honesto, vertical, humilde y respetuoso, buen amigo, un padre ejemplar… Estas son algunas de las características que han utilizado socios de negocios, amigos y profesionales de la industria para describir al Ing. Adriel Longo, a quien la Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR) le dedica su 48va. Convención Anual, a celebrarse el 27 y 28 de octubre en el Centro de Convenciones de Puerto Rico.

Adriel Longo ha dedicado una vida a la industria de la construcción y la vivienda. Sus proyectos han sentado pautas por su innovación, calidad y diseño. Quienes lo conocen aseguran que está pendiente a cada detalle en sus proyectos para que el producto final cumpla con el estándar de calidad al que todos aspiran.   

Longo estudió en la Universidad Georgia Tech, donde obtuvo su  Bachillerato en Ingeniería Eléctrica. En 1962 fundó, junto al Ing. Juan J. Bermúdez, la firma de construcción especializada en electro-mecánica Bermúdez y Longo. La empresa se expandió con gran éxito y en 2006 se reestructuró como Bermúdez, Longo, Diaz-Massó, LLC.

En la década de 1960, Longo fundó la planta de manufactura de postes de hormigón prefabricados Power Poles, Inc.  Desde entonces esta le ha suministrado a la Autoridad de Energía Eléctrica y a contratistas eléctricos postes pretensados de hormigón para reemplazar los postes de madera creosotada mejorando la apariencia, durabilidad y resistencia del tendido eléctrico en Puerto Rico.

Su papel no se ha limitado a la construcción de proyectos. Comprometido con el desarrollo educativo y profesional de los jóvenes puertorriqueños, Longo ha colaborado con la Universidad del Turabo, del Sistema Universitario Ana G. Méndez; con el programa de ayuda económica del Colegio San Ignacio de Loyola; con la adopción de la escuela pública Juan Antonio Corretjer en Cupey; con el programa de apoyo a la juventud de Las Damas Salesianas; y mantiene una beca en su alma mater, Georgia Tech, para estudiantes puertorriqueños.

Hablan sus socios de negocios y colaboradores

Hablan sus hijos

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una agenda de servicio

Por: Amanda Berén  

ños y las vivencias de la Asociación, conversamos con un grupo de los expresidentes de las últimas décadas, quienes compartieron algunas de sus experiencias durante sus respectivos términos, y reflexionaron sobre los avances que ha logrado la industria. 

“Nuestra mayor aportación fue lograr la construcción de viviendas seguras, a precios razonables y resistentes a tormentas y sismos. Ante los recientes terremotos y huracanes, las viviendas construidas por nuestros socios resistieron los embates de estos fenómenos de la naturaleza, mientras las viviendas construidas sin controles se destruyeron”, expresó el Ing. Rafael “Kaki” Torrens, quien presidió la Asociación entre 1978 al 1981 y nuevamente, entre el 1997 al 1999, cuando la construcción en la Isla mostraba estabilidad y crecimiento.  

Durante ese tiempo, recuerda Torrens, se cabildeó en Washington D.C. para lograr atraer más fondos del Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD) para la venta y alquiler de viviendas de bajo costo, además de programas de subsidio y fondos de Farmers Home para nuevos proyectos. No todo fue fácil en ese tiempo, también se llevaron a cabo marchas en la Isla para abogar por procesos gubernamentales más ágiles para promover el desarrollo de complejos residenciales.  

“Realizamos una marcha por el Viejo San Juan hasta La Fortaleza en la que dueños y oficiales de empresas, marcharon junto a supervisores y obreros para impulsar el mejoramiento de la Junta de Planificación y otras agencias de gobierno encargadas del proceso de aprobaciones y construcción de proyectos de vivienda. Es la única industria o Asociación que ha logrado este tipo de marcha con los jefes y empleados unidos”, recuerda Torrens. 

El ingeniero Adolfo “Tito” González, recuerda por su parte, sus años de presidente, entre el 2005 al 2007, cuando se discutió el Plan de Uso de Terrenos tras una propuesta que se combatió por no contar con datos válidos y por tener implicaciones negativas para la industria y la economía en general.  

“Logramos detener la propuesta, pero eventualmente fue aprobado un plan similar”, recuerda el ingeniero González. “Otro logro significativo fue el establecimiento del Programa de Becas de la ACPR, la cual ha ido evolucionando con los tiempos y ha beneficiado a muchos estudiantes en carreras relacionadas a la industria. Nos insertamos en la discusión pública, buscando los mejores intereses para la industria de construcción de hogares como componente primordial de la economía de Puerto Rico”, comentó González.  

A González le siguió en la presidencia Rafael Rojo, entre el 2007 y 2009. En esos años se logró la creación y la implantación del programa de tasaciones y el reglamento de DACO, lo que le brindó mayores garras a la agencia que ahora impone mayores penalidades por incumplimientos que afectan al sector. 

“Se logró la implantación de la nueva Ley de Permisos que contiene múltiples conceptos que la ACPR impulsó como los permisos finales y firmes, así como las penas y reglas estrictas a manifestantes que violen la ley. Se logró la aprobación y la inspección de proyectos nuevos de vivienda”, comentó Rojo. 

Recuerda que los socios de la Asociación también estuvieron activos en los medios de comunicación y en manifestaciones a favor de los trabajadores de la construcción.  

“Estuvimos en una marcha por la voz del obrero y se organizó un movimiento de la industria de construcción para darle una voz y apoyar temas que impactan la industria desde la perspectiva del obrero. Se creó la Guía Viva Verde, para compradores de hogares con consejos prácticos sobre cómo utilizar las viviendas de manera más amigable al ambiente”, recuerda Rojo. 

Entre los años 2011 y 2013, bajo la presidencia de Alejandro Brito, se impulsaron nuevas leyes que benefician la adquisición de viviendas y la inversión extranjera, además de que se experimentó un aumento en el número de socios de la ACPR.  

“En el 2012 trabajamos para el establecimiento de las leyes de incentivos 20 y 22, las que tuvieron relevancia en Estados Unidos. Estimulamos la matrícula, trajimos socios nuevos y otorgamos el Premio Frank Ramírez de Arellano, el máximo galardón de la Asociación de Constructores, que no se había dado hacía varios años”, recordó el expresidente Alejandro Brito.  
Para el desarrollador, quien junto a su padre Porfirio Brito, conforman la única pareja de padre e hijo que ha presidido la Asociación en los pasados 70 años, la ACPR es la voz líder de la industria y el vehículo por el cual se canalizan las inquietudes y las necesitades de la industria de la construcción. 

Sobre la experiencia de haber tenido a su padre como presidente antecesor, Brito indica que “aprendí de mi papá que la Asociación es para servir a sus miembros y ese ha sido mi norte, ese fue su ejemplo: tener altos estándares y crear empleos”, comentó Brito.  

Por su parte, el arquitecto Ricardo Álvarez-Díaz, presidente entre el 2015 y 2017, menciona entre los logros más importantes de la Asociación en esa época el haber llevado la voz de la industria de construcción más allá de los constructores.  

“Se logró la inclusión de otros miembros de la industria como ingenieros, arquitectos, abogados, banqueros, entre otros. También se logró consistencia en la educación de los líderes del gobierno para que entendieran la importancia de la industria como mecanismo de desarrollo económico”, dijo Álvarez-Díaz, quien bajo su presidencia la Asociación cambió su nombre a Asociación de Constructores de Puerto Rico precisamente en busca de una apertura e inclusión de otros sectores.   Cabe destacar que bajo la presidencia de Álvarez-Díaz fue el azote de los huracanes Irma y María, lo que provocó que la ACPR tuviera un rol relevante en los planes iniciales de reconstrucción de la Isla.

A Álvarez Díaz le siguió en la presidencia el ingeniero Emilio Colón Zavala, del 2018 al 2020, quien destacó el papel relevante de colaboración con los programas federales de reconstrucción CDBG-DR y se trabajó arduamente para lograr nueva legislación relevante para incentivar y desarrollar al sector de la construcción. 

 “Trabajamos en Puerto Rico y Washington D.C. con iniciativas para que los límites de ingreso no fueran un impedimento para acceder a las ayudas de la reconstrucción. Hubo una extensión al estímulo para la compra de vivienda de nueva construcción y el programa de voucher para que familias que necesiten ser relocalizadas consigan una vivienda, lo que fue un paso de avanzada y una manera de lograr recursos para brindar vivienda segura y planificada”, explicó Colón Zavala.  

Entre los esfuerzos llevados a cabo por la ACPR para el beneficio de la industria y el consumidor, se lograron incentivos como la extensión del estímulo a la compra de nueva vivienda y se publicó por primera vez en cuatro años un estudio de mercado de la vivienda en Puerto Rico que se comenzó el 2017. 

“Durante los años 2018 y 2019 la ACPR logró por primera vez una silla en la Junta de la Cámara de Comercio y fuimos reconocidos ambos años por nuestra aportación. La construcción comenzó a ver un crecimiento luego de estar en depresión desde el 2007. Los proyectos de vivienda vieron un crecimiento en su movimiento debido a que las familias empezaron a ver la importancia de adquirir una vivienda”, añadió Colón Zavala. 

La membresía de la ACPR también creció en esos años gracias al trabajo del Comité de nuevos socios y de los miembros de la Junta y se activó un comité de responsabilidad social que logró apoyar a comunidades con necesidades.   

“Algunas de las actividades realizadas por este Comité fueron en el Hogar Teresa Todas, visitas a proyectos de adultos mayores para llevarles entretenimiento y alegría a este sector, y ayuda a una comunidad en el Barrio Calabazas en Yabucoa. También se comenzó a publicar la revista trimestral Tiempo de Construir, que se distribuye entre nuestros socios y a toda la comunidad, con temas relevantes sobre lo que ocurre en la industria y destaca los esfuerzos de la asociación”, resaltó Colón Zavala.  Uno de los logros más relevantes durante su presidencia fue añadiendo que se certificaron 300 estudiantes que se insertaron en la fuerza trabajadora para la reconstrucción.

LOS DESAFÍOS DE LA INDUSTRIA 

Para Torrens los retos del sector, tanto en el presente como en el futuro, han sido los mismos o semejantes a los que se enfrentaron en el pasado.  

“Podemos resumirlos en cómo continuar con el desarrollo y la construcción de proyectos que no afecten el ambiente y que les brinden a los consumidores viviendas seguras a precios razonables y en vecindarios seguros. Para esto será necesario continuar con los esfuerzos de cooperación y mejoras de las agencias gubernamentales”, opinó.   
Según Torrens, los retos principales en las décadas de los 80 y 90, lo presentaron las agencias del gobierno, principalmente la Autoridad de Acueductos Alcantarillados (AAA) por su mala planificación en las plantas de tratamiento, así como las exigencias de la Junta de Planificación (JP).  

“Tuvimos que oponernos a la versión original del Reglamento 25 de la JP que requería la siembra de tres árboles del mismo tamaño y variedad, por cada árbol eliminado al desarrollar un proyecto, lo cual era imposible de lograr y claramente tenía la intención de paralizar el desarrollo de proyectos nuevos en la Isla. Por fin se logró el cambio a la versión actual. Hubo que luchar para contrarrestar la fuerte oposición de grupos ambientales y sus influencias sobre las decisiones de la JP”, alegó. 
Torrens añadió que “intentamos, pero nunca logramos eliminar el reglamento de la JP sobre Lotificación Simple (10 lotes o menos) cuyos desarrollos y viviendas no tienen que cumplir con los reglamentos vigentes”.  

CRISIS ECONÓMICA Y EL HURACÁN MARÍA 

La economía de Puerto Rico comenzó a contraerse a partir del 2006 y afloraron los retos para este importante sector que es clave para el desarrollo económico de Puerto Rico. Luego del huracán María en septiembre de 2017, muchas de las viviendas del País se afectaron tras el embate del fenómeno atmosférico y cuatro años después, todavía se esperan los fondos para la reconstrucción de residencias y la infraestructura de carreteras y utilidades.  

“Este fue un periodo muy difícil para la Asociación. La matrícula había bajado, no había fondos, ni construcción nueva y estábamos en medio de una recesión. Tuvimos que buscar maneras de incentivar la industria y a la Asociación”, recordó Brito al hacer referencia al 2012 y años subsiguientes. 

 El panorama económico de la Isla siguió complicándose con un ente fiscalizador y con el reto de tener que construir con la constante alza en el precio de los materiales, lo que encarece el desarrollo de la vivienda y otras edificaciones.   

“Vivimos la insolvencia de Puerto Rico, la imposición de Junta de Control Fiscal, los huracanes Irma y María, además de trabajar para recibir los fondos para la reconstrucción. Ahora el enfoque es la implementación de los fondos federales para que sirvan para lograr un desarrollo económico sostenible y no caigamos en lo mismo luego de que se acaben. También enfrentamos altos costos de construcción y volatilidad del mercado”, recordó por su parte el Arq. Ricardo Álvarez-Díaz, presidente del 2015 al 2017.

En el 2019 Puerto Rico enfrentó un panorama político sin precedentes y una secuencia de terremotos que afectaron gran parte de la Isla, sobre todo la zona suroeste.

“Dos años de retos al comenzar con la secuela de los huracanes del 2017. Luego nos tocó trabajar con la inestabilidad del Gobierno durante julio de 2019 en el cual Puerto Rico tuvo tres gobernadores. Los últimos días de mi presidencia comenzó la actividad sísmica”, explicó Colón Zavala, sobre la crisis política y económica, que luego del huracán María, se agudizó con la secuencia de terremotos y la llegada del Covid-19.  

ALIANZAS IMPORTANTES

A través de estas siete décadas, la Asociación de Constructores se ha caracterizado por trabajar en alianzas con otras organizaciones locales y nacionales para alcanzar sus metas.

Una de ellas ha sido con la National Association of Home Builders, NAHB, con la cual han podido desarrollar una  relación muy estrecha de trabajo para lograr asuntos necesarios, desde su fundación en el 1951. Esta alianza cobró mayor fuerza tras el paso del huracán María.

También se crearon alianzas con el Urban Land Institute, ULI, organización de reconocimiento mundial que ha trabajado proyectos para empoderar comunidades y atraer inversionistas a la Isla.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Esfuerzos, desafíos y transformación

Primera Junta de la Asociación capitaneada por Francisco Fullana del 1951 al 1957.

Patricio Martínez Lorenzo copy 2
Por: Patricio Martínez Lorenzo

Reflexionar sobre la Asociación de Constructores con motivo de su septuagésimo aniversario conlleva una deliberación forzosa sobre el Puerto Rico de sus comienzos, el de ayer y el de hoy. En el 1951, “trece constructores de la localidad”, en palabras de Jorge Ramírez de Arellano, en su mensaje como presidente de la Asociación en el 1967, fundaron la Asociación. Francisco Fullana, uno de esos trece constructores, timoneó la Asociación durante sus primeros 7 años, regresando a la presidencia en el 1962-63.

Según el Censo de 1950, Puerto Rico contaba con 2,210,703 habitantes en un área de 3,420 millas para una densidad poblacional de 645 personas por milla cuadrada. Una economía de corte agrario, pero con población típica de país industrializado produjo arrabales donde vivía el 50% del capital humano urbano. Eran lugares de altas densidades (lotes pequeños), sin ordenación de calles y aceras, carentes de espacios abiertos, en terrenos escarpados o de nivel freático elevado, sin instalaciones sanitarias. En la zona rural el 70% de las viviendas necesitaban reparaciones mayores o total reemplazo; 45% de las casas urbanas carecían de agua potable dentro de la vivienda y 38% no tenía servicio eléctrico.

Earl W. Smith, presidente de la National Association of Home Builders (NAHB) con su comitiva en visita de cortesía al gobernador Luis Muñoz Marín. Aparecen, no necesariamente en ese orden, Francisco Fullana, Frank Ramírez de Arellano, John Beatty, J J Otero, LMM, Earl W. Smith (1956).

La vivienda típica en los campos consistía en tres cuartos, una sala pequeña, que también hacía las veces de comedor, un dormitorio y una cocina. El hacinamiento era común. La mayoría de las casas tenían pisos y paredes de madera. El bohío, más que la imagen romantizada de hoy, era el triste albergue de miles. Eran viviendas que no protegían contra la lluvia, mucho menos contra los huracanes. El hogar de cerca del 70% de los residentes de la ruralía era un espacio de 15’ x 15’ o menos. El Fanguito, arrabal que se extendía desde la Pda 20 (Calle Hipódromo) hasta la península de Cantera, en las riberas y cauce del Caño Martín Peña, era uno de los lugares de mayor pobreza en el hemisferio occidental. Descrito como símbolo de desolación humana y miseria, era el más extenso de los arrabales de San Juan. Allí, entre desperdicios sanitarios, plagas e insectos, 75,000 a 100,000 personas, casi una tercera parte de la población de la Ciudad Capital, tenía su hogar.

Además de su enfoque en la industrialización, Operación Manos a la Obra vino acompañada de un empuje por eliminar arrabales y proveer vivienda adecuada. Décadas de esfuerzos primordialmente gubernamentales bajo el Nuevo Trato de FDR y la Administración de Ayuda de Emergencia de Puerto Rico (“PRERA”, según sus siglas en inglés) no habían sido exitosos. La aprobación del Housing Act of 1949, al concluir la Segunda Guerra Mundial, dio acceso a significativos recursos financieros federales para reducir el costo de la vivienda, establecer normas de calidad para la construcción e insertar al gobierno federal, por primera vez, en esfuerzos encaminados a la eliminación de arrabales y reconstrucción de áreas deteriorados, enfatizando nueva construcción y mejoras en la vivienda existente. Terrenos sin desarrollar, instalaciones para el manejo de agua potable y sanitaria, y facilidades comunales eran elegibles para asistencia federal.

La Asociación de Constructores de Hogares (ACH) se funda con13 socios.

La ACH ya formaba parte de la National Association of Home Builders, que contaba con 37,000 socios en ese momento.

Se discuten temas como la tramitación de permisos y los obstáculos que surgen en las agencias del Estado y sus soluciones.

En diciembre 28, lanza el Programa del Constructor Certificado.

El 27 de abril la ACH se incorpora como una organización sin fines de lucro. Durante este año, la Asociación tuvo un crecimiento significativo con 144 socios. Los constructores que formaban parte de la Asociación entregarían 11,000 viviendas, representando el 85% de las casas construidas en el área metropolitana de San Juan y el 70% en el resto de la Isla.

Comité de la Industria de la Construcción de la Asociación endosa unánimemente el Reglamento de Garantía de Préstamo Interinos de Construcción, aprobada por el Gobernador a través de la Ley #72 del 30 de junio y que facilitó la otorgación los financiamientos interinos, dándole un nuevo impulso a la construcción de viviendas.

Se instituye el Premio Frank Ramírez de Arellano, el máximo galardón que otorga la Asociación de Constructores de Puerto Rico.

Connie Macías se convierte en la primera mujer en pertenecer a la junta de Directores.

Se lanza la página oficial de Internet achpuertorico.org.

Se firma acuerdo de colaboración con la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR) para establecer el Fondo de Becas Futuros Constructores.

La ACH se convierte en propulsor del Nuevo Programa de Incentivos
para la Compra de Vivienda.
El mismo consistió en proveer acceso a financiamiento público para el pronto pago aplicable tanto a propiedades nuevas como existentes.

La ACH cambia de nombre a la Asociación de Constructores de Puerto Rico.

Se firma Acuerdo colaborativo entre el Departamento de Vivienda y la ACPR para viabilizar la reconstrucción de vivienda en Puerto Rico luego del paso del huracán María.

Se publica “Estrategias para la resiliencia de la vivienda en Puerto Rico, Manual de Diseño y Construcción”, una Coalición entre Gobierno, el tercer sector representado por Enterprise Community Partners; sectores
de la academia y la ACPR.

ACPR lanza su revista oficial, Tiempo de Construir.

La ACPR publica las Guías de Protección y Seguridad Laboral para reiniciar las actividades de la industria de la construcción a suspendidas raíz de la pandemia del Covid-19.

En el 1952, la Asociación presentó para la consideración de FHA, la Autoridad sobre Hogares y la Administración de Vivienda Pública los planos y dibujos para viviendas de bajo costo. El Gobernador Muñoz Marín entendía que los puertorriqueños merecían tener una vivienda propia, adecuada y digna. El gobierno promovió la construcción de vivienda pública, a arrendarse por cánones comenzando en $4 por mes para, de forma paralela a Operación Manos a la Obra, mover la ciudadanía de chozas y casuchas, símbolos de pobreza, a vivienda pública y, eventualmente, al hogar propio, digno y seguro.

En el 1956 se anunció la construcción de 5,000 unidades de vivienda pública y la demolición de 100,000 estructuras en arrabales. Seis mil familias dejarían el arrabal por vivienda pública. A fin de año, San Juan contaría con 7,334 unidades de bajo alquiler comparado con 750 en el 1948. El primer proyecto a completarse sería Nemesio Canales con 1,150 unidades de bajo alquiler. La meta era eliminar todos los arrabales en 20 años. Ya Puerto Rico contaba con 19,500 unidades de vivienda pública. Se anticipaba, para el 1962, iniciar la construcción de 18,000 unidades adicionales. Concurrentemente proyectos privados ofrecían viviendas entre $6,000 y $7,000 con pronto pagos de $300.00.

Siendo Franklin Delano López, presidente de la Asociación, el Gobernador Rafael Hernández Colón, dirigiéndose a la Asamblea Anual de 1987, reconoció que “el mercado de la vivienda para las familias de ingresos medios y altos había sido brillantemente atendido, … [pero] ese progreso en vivienda no había beneficiado aún a las familias de ingresos moderados y bajos”. Para Hernández Colón, ese sueño de justicia sería posible solo a través del esfuerzo conjunto de los sectores público y privado; únicamente mediante la interacción dinámica y la colaboración. El Gobernador describió el sector de la construcción como el de “mayor vigor de nuestra economía siendo el … [1987] el de mayor auge en la década”. Ese año fiscal, indicó el Gobernador, el valor total de la inversión en el sector de la construcción ascendió a la histórica cifra $1,636 millones, 35% más que el año anterior, venta de 28.3 millones de sacos de cemento, 25% más que el año anterior, y la mayor venta desde 1980.

Los permisos de construcción para el año fiscal 1987, superaron en número y valor a los del año precedente en un 15% y un 36%, respectivamente. En empleos directos, el sector de la construcción alcanzó la cifra de 45,000 personas en junio, generándose 11,000 empleos desde enero de 1985, el nivel más alto en los últimos 6 años. La vivienda edificada por la empresa privada tuvo un valor de $388 millones en 1987, un aumento de 26% sobre el año anterior mientras que el valor de la vivienda pública creció en un 33%.

Viendo ya los escollos del sistema de permisos y reglamentación vigente el Gobernador abogó por la simplificación y descentralización de los procesos de construcción y anunció la aprobación de una de las medidas, recomendada por la Asociación, el Centro de Gestión Única (One-Stop-One-Shop), ubicado en la Junta de Planificación, y próxima a comenzar funciones. Creó también una Comisión Para la Desreglamentación de la Industria de la Construcción, cuyo informe se le entregaría en agosto, todo ello reflejo del “espíritu de coparticipación entre el sector público y el privado … [para] simplificar los requerimientos pertinentes a la industria de la construcción.”

Líderes de la Asociación de Constructores de Hogares en banquete anual.
Líderes de la Asociación de Constructores de Hogares en banquete anual. Junto al gobernador Roberto Sánchez Vilella, su esposa, Jeannette Ramos Buonomo, Lloyd Clark, León Weiner y Jorge Ramírez de Arellano (1967).

La tarea no resultó fácil. Del boom de Manos a la Obra, Puerto Rico pasó a la recesión de 2007-09 en los EEUU de la cual hasta ahora no hemos recuperado. Entre las causales reconocidas está la pérdida de competitividad de nuestra economía y, como parte de ésta, los elevados costos de hacer negocios, incluyendo las dificultades en obtener permisos para el desarrollo de terrenos, el inicio de actividades comerciales o industriales y la construcción de edificaciones, incluyendo, por supuesto, viviendas. De la visión dinámica, proactiva de atender necesidades apremiantes como asegurar un entorno físico, incluyendo vivienda, digna y segura, producto de colaboraciones sectoriales, se pasó a promover medidas o acciones no de crecimiento, sino de estancamiento reflejando hostilidad del sector público al sector privado, populistas, de cuestionable justificación científica, y confiscatorias de propiedad privada como los Planes de Uso de Terrenos y del Carso y la invalidación de los permisos de Paseo Portuario, revocado por nuestro Tribunal Supremo en San Gerónimo Caribe Project, Inc. v. E.L.A, 174 D.P.R. 518 (2008). Para entorpecer proyectos costeros se fomentó la utilización arbitraria del deslinde de la zona marítimo terrestre, invalidado en Blas Buono v. Vélez Arocho, 177 D.P.R. 415 (2009).

Legislación crítica, como la Ley Núm. 161 de 2009 para la Reforma del Proceso de Permisos, promulgada por el Gobernador Luis G. Fortuño, para atender lo que era un claro y reconocido descalabro en el proceso de permisos, 11 enmiendas luego, sigue aun sin resolver el problema. La evidentemente necesaria simplificación dio paso a un enmarañado, e ininteligible proceso, madre de pseudo disciplinas como la permisología, basada en la formalización del uso de intermediarios para acceder servicios y garantías públicas, y el resultante fortalecimiento de la falta de transparencia que por años ha definido la gestión pública.

El Huracán María, sabemos, arrancó la venda que por décadas ocultó el equivalente contemporáneo a los bohíos y chozas de los arrabales de los 1940-50s, viviendas tan inadecuadas hoy, en proteger contra los elementos y en especial de huracanes, a niños y ancianos, como eran aquellas. Estudios establecen que, por lo menos, 250,000 viviendas sufrieron daño significativo y 35,000 fueron totalmente destruidas por María. La mayoría de las viviendas inutilizadas eran, a la usanza de los ’50, estructuras informales, ubicadas en terrenos sin evidencia de titularidad, inundables o escarpados, sin permisos de construcción, sin materiales y técnicas propias a usos y ubicación. Hoy contamos con los Códigos de Construcción, las técnicas y los materiales capaces de dar la resiliencia, según el argot de los tiempos, que nuestra condición de isla Caribeña y la incertidumbre futura del cambio climático imponen.

Transitamos, de nuevo, por tiempos donde contamos con las ayudas federales, incluyendo posibles asignaciones multimillonarias adicionales de la Administración Biden para infraestructura. Presente también está la renovada conciencia de la importancia que reviste Puerto Rico para mostrar al mundo y, en especial a América Latina, la mejor cara del capitalismo socialmente responsable. Como entidad, comprometida desde sus inicios con la construcción responsable, con el hogar digno y seguro, con la utilización adecuada de asignaciones federales, la Asociación seguirá abogando por la colaboración entre sectores público y privado. Seguirá también respaldando medidas que promuevan la reducción en el aparato gubernamental y la profesionalización de sus integrantes, la transparencia y agilización de las interacciones entre la ciudadanía y las estructuras de gobierno y el estado de derecho como los cimientos de nuestra filosofía institucional. Esa espero sea la meta amplia durante los próximos 70 años, en dirección al centenario, por nuestros hijos, por las generaciones venideras, por Puerto Rico.

bajo el mandato de Rafael Hernández Colón
Durante el año fiscal de 1987, el valor total de la inversión en el sector de la construcción ascendió a la histórica cifra $1,636 millones, 35% más que el año anterior, venta de 28.3 millones de sacos de cemento, 25% más que el año anterior, y la mayor venta desde 1980. En la imagen superior, el gobernador Rafael Hernández Colón junto a Eduardo Ferrer, presidente de la Asociación, del 1973 al 1975.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
CHRIS

Puerto Rico takes centerstage at Caribbean Hospitality Investment Summit (CHRIS) this week in Miami

Several Puerto Rico projects and hospitality leaders were highlighted this week at the recent Caribbean Hospitality Investment Summit (CHRIS) in Miami. The Puerto Rico Builders Association, a sponsor of the CHRIS event, was honored to congratulate Hugh Andrews, CEO, IHE as he received the Lifetime Achievement Award. The award was presented by Vanessa Ledesma Acting CEO and Director at Caribbean Hotel and Tourism Association. Vanessa, herself a great friend and native of Puerto Rico, discussed with Hugh Andrews his vast accomplishments that include the development of such Icon hotel properties as the Conquistador Hotel, El Convento, Las Casitas, and Condado Plaza.

STR in its annual report, listed Puerto Rico’s year over year recovery from 2019 as one of the Caribbean’s top winners. This includes highest ADR, Occupancy, and airlift. The Aloft hotel in San Juan was runner up for the top CHRIS hospitality development of 2021. Adam Greenfader, Managing partner of AG&T and Florida Liaison Chair of the Puerto Rican Builders Association, spoke on the success of the P3 program in Puerto Rico. He mentioned in the Public-Private Collaboration panel that the island will be soliciting a P3 bid for the management of the remaining 9 airports.

Kenny Blatt, Principal/Managing Partner of CPG Real Estate, spoke extensively on Puerto Rico’s hospitality industry. He discussed the island’s capacity to greatly expand its hospitality and tourism sectors. Blatt’s was enthusiastic about the transformation at Dorado Beach, A Ritz-Carlton Reserve and its evolution since 1958. His key takeaways on Dorado Beach’s success include working with local partners as a critical best practice. Blatt praised the Stubbe family and PRISA group repeatedly as “ the greatest developers any resort can ever have.”

The Puerto Rico Builders Association will be celebrating its 70 year anniversary at its upcoming conference on October 27-28, 2021. For more information visit https://constructorespr.com

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
William Rodríguez, Secretario del Departamento de la Vivienda en Puerto Rico

Vivienda refuerza propuesta para el desarrollo de nueva vivienda con Fondos CDBG-DR

“Hemos reforzado la creación y el desarrollo de nuevos espacios de vivienda para comunidades vulnerables y con mayor necesidad. Nuestro compromiso es ofrecer un lugar digno y seguro a los más necesitados” – William Rodríguez, secretario del Deptartamento de la Vivienda.

Mediante una inversión que alcanza los $963 millones para el desarrollo de nueva construcción y rehabilitación en Puerto Rico, el Departamento de la Vivienda se ha propuesto colaborar con el sector privado para responder a la necesidad de vivienda mediante proyectos noveles de alto impacto económico y social, que recibirán la asistencia del Programa de Brecha CDBG-DR de los Créditos Contributivos de Vivienda por Ingresos Bajos (LIHTC, por sus siglas en inglés).

El paso de los huracanes Irma y María en la Isla incrementó la necesidad de un mayor inventario de viviendas para alquiler y en respuesta a esta situación el Gobierno de Puerto Rico se planteó proveer al inventario local cerca de 1,000 unidades nuevas mediante una inversión millonaria de fondos CDBG-DR.

“La falta de inventario de propiedades en la Isla se agravó tras el paso de los huracanes y, sin duda, es una gran preocupación que estamos atendiendo. Con esto en mente, hemos reforzado la creación y el desarrollo de nuevos espacios de vivienda para comunidades vulnerables y con mayor necesidad. Nuestro compromiso es ofrecer un lugar digno y seguro a los más necesitados; estamos enfocados en comenzar a entregar unidades en los próximos meses”, destacó el secretario de la Vivienda, William Rodríguez Rodríguez.

Como parte de la primera fase del programa, seis proyectos de nueva construcción y uno de rehabilitación producirán un impulso valioso y colateral en las tasas de empleo y en el movimiento económico regional durante su fase de construcción.

En colaboración con la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda (AFV), Vivienda puso en marcha el Programa LIHTC, para contribuir al financiamiento de los proyectos de construcción con unidades individuales de vivienda y de esta forma, acelerar el ritmo de las propuestas cualificadas para la construcción o rehabilitación de este tipo de viviendas que están listas para construirse.

$280 millones

Cantidad que se invertirá en el sector de la construcción local como parte del esfuerzo conjunto entre el Programa LIHTC y los desarrolladores privados.
Departamento de Vivienda
El Programa LIHTC permite que los desarrolladores puedan reclamar créditos fiscales federales a cambio de ofrecer viviendas de alquiler asequibles.

Los proyectos financiados por la primera fase de LIHTC aportarán 69 unidades de vivienda en el municipio de Coamo, 438 en Caguas, 90 en Humacao y unas 384 en San Juan, que beneficiarán a poblaciones de bajos ingresos, discapacitados, poblaciones pacientes de SIDA/VIH, personas sin hogar, ancianos y familias monoparentales.

Sobre $280 millones se invertirán en el sector de la construcción local como parte del esfuerzo conjunto entre el Programa y los desarrolladores privados, quienes emplean métodos y materiales respetuosos con el medio ambiente y además toman medidas de resiliencia y conservación de la energía tales como; equipos EnergyStar®, paneles fotovoltaicos, generadores de energía de emergencia y ventanas con protección contra tormentas, entre otros.

De igual forma, los desarrollos incluirán la instalación de infraestructura de banda ancha, con el fin de reducir la brecha digital en las comunidades de ingresos mixtos y proporcionar una plataforma para que las personas y sus familias participen en la economía digital mientras aumenten su acceso a oportunidades económicas.

El Programa LIHTC, permite que los desarrolladores puedan reclamar créditos fiscales federales a cambio de ofrecer viviendas de alquiler asequibles. LIHTC, ofrece dos formas de créditos fiscales, 9% y 4% para construcciones nuevas o rehabilitación, y 4% para proyectos de nueva construcción o rehabilitación que están parcialmente financiados con obligaciones exentas de impuestos. De acuerdo con el Código de Rentas Internas (IRC, por sus siglas en inglés), durante un período de 10 años, los respectivos porcentajes de crédito fiscal aplicables son aquellos que producen créditos con un valor presente igual al 70% y 30% de la base cualificada de un proyecto.

Para más información sobre el Programa de Brecha CDBG-DR de los Créditos Contributivos de Vivienda por Ingresos Bajos, Vivienda ha preparado una sección completa en su portal WWW.CDBG-DR.PR.GOV con información detallada sobre los proyectos, sus subvenciones y localidades.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Federico Stubbe, hijo, CEO de PRISA Group.

Distrito T-Mobile: el nuevo corazón de San Juan

Por Lupe Vázquez

Es un espacio vibrante y relajante a la vez, dos extremos que de pronto se sienten a la vez al cruzar la entrada, apreciar las luces, dimensiones, imágenes y percibir su ambiente. Es como entrar a un parque de diversiones. Cuando lo visites será inevitable querer sentarse en uno de los sillones disponibles en una rotonda cubierta de grama artificial en la que además hay juegos de madera para niños. Sentarse en los sillones a mecerse y mirarlo todo, disfrutar mirando las pantallas monumentales con imágenes de ciudades conocidas, ya es un cambio de rutina. Una extraordinaria pantalla en el techo de la plaza proyecta escenas de la vida en otras metrópolis. Y después de un rato, se puede decidir a cuál entrar de los restaurantes y bares disponibles, o si nos quedamos disfrutando del ambiente en la plaza reencontrándose con amigos.

“Este va a ser el nuevo corazón de San Juan”, afirmó entusiasmado Federico Stubbe, hijo, CEO de PRISA Group, al referirse a Distrito T-Mobile, en entrevista sobre este nuevo complejo con entretenimiento variado creado como un desarrollo urbano, en donde el público puede conectar y relajarse.

En un espacio de 476,000 p/c se ubica el corazón del proyecto, que es la Plaza Central, una impresionante plaza futurista de 50,000 p/c con un sistema de escenario digitalizado compuesto por más de 14,000 p/c de pantallas LED (incluida una de las pantallas horizontales más grandes de los EE UU). El apellido del Distrito se lo otorga T-Mobile gracias a un acuerdo que convierte esta empresa de telecomunicaciones el auspiciador ancla por 10 años de este lugar, que proyecta recibir a cientos de miles de visitantes anualmente.

PRISA Group, creadores del concepto, es una empresa familiar de desarrollo y construcción con más de 30 años de trayectoria. Habiendo ya desarrollado hoteles en el Distrito de Convenciones, como el Aloft, se lanzaron a desarrollar un espacio que sirviera de apoyo con ofertas de entretenimiento.

El ambicioso y abarcador proyecto se convertiría en una mini- ciudad de entretenimiento en un predio de 4.5 cuerdas, inmediatamente frente al Distrito de Convenciones de Puerto Rico, en Miramar. “Distrito T-Mobile integra la tecnología y la emoción natural de las experiencias artesanales para crear conexiones emocionales con nuestros invitados y para mejorar la experiencia de los visitantes con el propósito de crear momentos felices a través de experiencias auténticas, innovadoras y extraordinarias, resaltando lo mejor de la cultura y talento puertorriqueño”, comenta Stubbe.

“Aquí hacía falta vida, al final del día lo que hace falta es una experiencia única en su clase y que le añadiera otra dimensión al público que quiere congregarse, relajarse y divertirse, tareas típicas para los puertorriqueños”
Federico Stubbe, Jr.
CEO de Prisa Group

El concepto se inició en el 2019 y estuvo programado para abrir una de sus fases, el Coca Cola Music Hall, para abril del 2020, cuando inició el lockdown del país por el COVID-19. La pandemia interrumpió la apertura, mas no se detuvo el proyecto. La construcción culminó para el verano del 2020, y la apertura por fases comenzó a inicios del 2021.

¿Qué busca una empresa creadora de hoteles y residencias, con el diseño de un espacio multifuncional como Distrito T-Mobile? “Hicimos hoteles en el Distrito de Convenciones, y buscamos qué faltaba. Faltaba vida, energía, hacía falta darle ese twist de esa experiencia. Por ejemplo, en Puerto Rico no había un performance hall que atienda una necesidad intermedia de tamaño. Hay mucho evento que no se da en la Isla por ser un tamaño intermedio, una de las primeras ideas fue hacer un live music performance hall para entre 5 mil y 6 mil espectadores. Nos asociamos con ASM Global, empresa responsable de muchos de los mejores espacios para conciertos en el mundo. Trajimos también el cine, para elevar la experiencia de ir al cine, en el concepto VIP de Caribbean Cinemas. Trajimos a Aloft SJ, una marca nueva para un visitante un poco más enfocado en estilo de vida. Todo dentro de una plaza innovadora, multisensorial, con show lightings, la pantalla 4k LD de techo más grande de Las Américas, donde proyectamos vídeos 360 de entornos naturales y atractivos de Puerto Rico; máquinas de nieve artificial, humo, laser, confetti, cada concepto que está allí es un concepto de la Isla, no hay marcas extranjeras”, cuenta Stubbe.

Y el siguiente aliado en esta fórmula fue T-Mobile, que subraya el apoyo de la empresa con este proyecto y con la Isla. “Estamos encantados de tener un socio disruptivo en tecnología para añadir su toque a esta visión innovadora del futuro del entretenimiento para el beneficio de todos los puertorriqueños y visitantes de todo el mundo”, comenta Stubbe.
La pandemia no cambió ni el producto ni el concepto, pero sí identificaron un interés mucho mayor en compartir en espacios interiores, cuando originalmente el concepto apostaba al espacio exterior. “Luego de haber pasado por la pandemia, que aprendimos que la conexión humana en tiempo y espacios reales, no digitales, se vuelve aún más importante que lo que era antes. Y este es el propósito de este lugar, un espacio para conexión humana”, comenta el desarrollador.

Distrito T-Mobile
Un complejo de experiencias únicas en su clase. El diseño estructural alberga el concepto creado para revolucionar la forma en que la gente se conecta en un complejo de experiencias único que combina lo mejor en restaurantes, arte, entretenimiento, música, tecnología y hospitalidad.

Lo que ofrece al visitante:

“El ancla que lo amarra todo es la plaza pública central, un espacio multisensorial, con shows de luces, efectos especiales, un lugar para familias. Nuestro demográfico meta es todo el mundo, tener un espacio que nos una, que nos conecte. Para gente mayor, familia, niños, parejas, gente joven. Hay programación en esa plaza pública libre de costo para todos los que les guste pasarla bien”, afirma Stubbe.

Ya se ha iniciado un proceso de apertura escalonada enfocado en dar a conocer el espacio paulatinamente a los puertorriqueños, para luego lanzarlo a nivel internacional. Como el Aloft Hotel, con 177 habitaciones, y varios conceptos de alimentos, bebidas y entretenimiento.

Abiertos ya hay cinco restaurantes: La Central, Lupe Reyes, Tazón, La Burguesía y Barullo Taberna Española, y Dulcinea. En agenda para apertura le siguen Arena Medalla, un sport bar con escenarios para bandas en vivo; Pudge’s Pizza de Iván Rodríguez; Tenko, restaurante asiático. Pronto inauguran los cines Caribbean Cinemas que abrirán en julio, y abrió recientemente el Toro Verde Urban Park, un centro de entretenimiento y juego con ziplines bajo techo, laberintos, wall climbing y otros programado para agosto, y un área de salones privados de karaoke. El performance hall, Coca Cola Music Hall, inicia su cartelera en julio igualmente.

Las nuevas órdenes ejecutivas que han flexibilizado las restricciones, capacidades y requisitos, le han dado luz verde a lugares como este para reanudar eventos, para vacunados, realizando una combinación de prueba de vacunación digital en conjunto con un pasaporte de vacunas que el gobierno está trabajando, adicional a un esfuerzo de monitoreo y validación.
Se planifica una apertura oficial en grande, así como celebraciones para las fechas festivas al finalizar el 2021. Pronostican y confían que la Navidad será especial pues tienen planes de no solo, música, videos y decoraciones, sino una despedida de año especial incluyendo conversaciones con grupos nacionales para celebrar un evento magno en la plaza, que se pueda transmitir en tv nacional.

“Los puertorriqueños invertimos en disfrutar, salir, compartir con amigos. Y para ofrecer una experiencia sin igual es que hemos creado este concepto. Espero que esto sea un motivo de orgullo, esto es nuestro, de nosotros al mundo. El que venga y visite, va a ver lo mejor de nosotros aquí. Todos los negocios son puertorriqueños. Luego de los retos de huracanes y pandemia, esto le envía un mensaje poderoso al mundo, hemos logrado diseñar y construir una infraestructura moderna, renovada, de calidad mundial. We have a lot to be proud of! ”, concluyó Stubbe.

Sobre la alianza que le da el nombre a Distrito T-Mobile:

Distrito T-Mobile es la primera propiedad de T-Mobile fuera de los Estados Unidos continentales, que se convertirá en el centro de toda la diversión en San Juan para todos, repleto de beneficios de T-Mobile para los visitantes. “Estamos contentos de ser parte Distrito T-Mobile y continuar siendo parte del desarrollo económico de la isla. Seguimos poniendo a Puerto Rico y nuestros clientes primero proveyéndoles experiencias únicas en este centro de entretenimiento que contará con lo último en tecnología”, dijo Jorge Martel, vicepresidente y gerente general de T-Mobile Puerto Rico.

T-Mobile ofrecerá a los visitantes de Distrito T-Mobile increíbles beneficios, junto con un par de extras adicionales solo para clientes de T-Mobile.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Renace El Conquistador

Por Lupe Vázquez

El emblemático El Conquistador Resort en Fajardo, ha sido escenario de cientos de miles de celebraciones, competencias, convenciones inolvidables y visitas de famosos durante más de cinco décadas. 

Inaugurado en los años 60, esta estructura hotelera sigue teniendo la localización privilegiada en un terreno de sobre 390 acres en Las Croabas, sobre el acantilado Punta Gorda a 280 pies de altura y con vista al mar. En sus años célebres, bajo diversas banderas hoteleras, fue el destino local favorito de visitantes locales e internacionales, pues la hospedería ofrece en un mismo espacio un campo de golf, canchas de tenis, varias piscinas, un parque acuático y acceso a la isla de Palomino como playa, entre otras amenidades. En su campo de golf se han celebrado torneos importantes, locales e internacionales. 

Las principales convenciones anuales de las organizaciones profesionales del país eran en El Conquistador. Tuvo igualmente un funicular, el primero en una hotelería local que operaba para conectar los niveles superiores del hotel con la marina y el parque acuático, incluso tuvo pista de aterrizaje para helicópteros, y restaurantes diversos. 

Tras el huracán María en el 2017, El Conquistador Resort pasó la misma crisis del país y de la industria hotelera, sumado a un abandono y eventual cierre.

Para el 2019, el hotel más grande de la Isla fue adquirido por la empresa local Royal Blue Hospitality, LLC (“RBH”), quien encomendó los trabajos de reconstrucción a F&R Construction Group, Inc., constructora local propiedad de la familia Fullana.

Sobre esta reconstrucción, sus planes y metas hablamos con Don Ángel Antonio (Toño) Fullana Olivencia, presidente de F&R Construction Group. ¿Y por qué El Conquistador?

“El Conquistador es una propiedad que todo el mundo conoce. Aparte de su pasado famoso, nosotros entramos a darle vida al presente y el futuro de la hospedería”
Don Ángel Antonio (Toño) Fullana Olivencia
Presidente F&R Construction Group

“El Conquistador es una propiedad que todo el mundo conoce. Aparte de su pasado famoso, nosotros entramos a darle vida al presente y el futuro de la hospedería. ¿Por qué decidimos invertir en El Conquistador? Nosotros entendemos que esta es una propiedad icónica en Puerto Rico, con un potencial tremendo de construcción que nadie se atrevía comprarlo porque desconocían cuánto costaría y tomaría remodelarlo. Como ese es nuestro negocio, sabemos perfectamente bien cuánto cuesta remodelarlo y además contamos con el recurso humano para liderar los esfuerzos de diseño, manejo, coordinación y cumplimiento, decidimos adquirirlo para regresarle su lustre. Así empieza nuestra aventura en este proyecto”, dijo Don Toño Fullana. 

Fullana asegura que el hotel no tuvo daños mayores tras el paso del huracán María, y que más sufrió por el abandono en el que quedó la hospedería post María, cuya remodelación se ha hecho en etapas, así como la búsqueda de financiamiento. Aunque nunca participaron en ninguna de las ampliaciones ni remodelaciones que tuvo el hotel, Fullana recalcó que “si eres empresario puertorriqueño sueñas con un proyecto como este”.

El reto mayor no ha sido lo que implica la reconstrucción, sino el financiamiento. “La pandemia creó un caos, y el principal fue que las medidas de financiamiento se trancaron. Por ejemplo, cuando iniciamos este proyecto teníamos un préstamo en la etapa final de aprobación con el Banco Santander y, tan pronto llegó la pandemia, el banco se retiró. Para atajar este escollo, fuimos invirtiendo de nuestro capital y levantando financiamiento poco a poco y reconstruyendo por etapas”, dijo. Y continúan buscando financiamiento a través de la banca privada de inversiones, la banca convencional y las opciones de los fondos disponibles del gobierno federal, con la meta de que todo se complete entre diciembre del 2022 y verano del 2023. Fullana comenta que estructuralmente, el “Water Park” y la Marina fueron los espacios más afectados por el huracán, la estructura superior sufrió más por abandono. 

En el proceso de reconstrucción y apertura por fases ya hay unas 230 habitaciones abiertas, de la sección Las Brisas. En la Marina se contempla abrir unas 69 habitaciones durante el mes de agosto y se abrirán otras 75 habitaciones completamente remodelada para finales de año. Esperan para diciembre operar con 374 habitaciones. La etapa actual tiene una meta de 750 unidades, incluidas las secciones de Las Olas y Las Vistas, con la opción de llegar a un total 900 unidades (habitaciones) dependiendo de la cantidad de dueños de Las Casitas Village que deseen entrar al programa de manejo y alquiler con el Hotel, según explicó.

Ya el Coquí Water Park está en funciones, con planes de abrir parte de la isla de Palomino para el mes de julio, que servirá como playa para los huéspedes. “El área de La Marina está terminada. Estamos trabajando en el Restaurante de La Marina, que debe de abrir para septiembre 2022. Y la parte alta de la piscina principal está abierta ya, el golf está abierto y la segunda piscina abre para finales de julio”, dice la arquitecta Vanessa de Mari, presidenta de F&R Management Services, LLC, empresa encargada de la gerencia de construcción del proyecto.

El sitio web del hotel tuvo 1.5 millones de visitas entre abril y mayo de este año, lo que demuestra el gran interés del público por la reapertura. “Es el hotel más completo que tiene la Isla, con playa, piscina, parque acuático, campo de golf, canchas de tenis, el más grande, y el más emblemático”, comentó la arquitecta.

Por su parte, Néstor A. Amador, vicepresidente ejecutivo y enlace de la hospedería con Urbana Holding, empresa administradora del hotel, mencionó que “hay tanta demanda por servicios hoteleros acumulada por habitaciones y reservaciones que el mercado con su reapertura por fases podrá absorberla. Estamos en verano que se extiende hasta agosto, septiembre puede sorprender. La temporada alta próxima, que inicia en noviembre y termina en abril, debe ser la mejor temporada alta de mucho tiempo”, comentó.

Actualmente corren campañas de promoción para visitantes locales e internacionales. “No dudamos que será exitoso el esfuerzo, pues es la propiedad hotelera más grande de la isla y dado la grandeza y terreno, ofrece mucho espacio al aire libre y es un escenario ideal para que la gente puede sentirse cómoda en estos tiempos post-pandemia”, comenta. “La primera fase de esta remodelación termina para diciembre 2021, nuestra intención es que para verano 2022 entremos al sistema de la cadena Hilton”, concluyó Fullana.

En los predios del recién remodelado hotel El Conquistador Resort, el Grupo Ejecutivo de F&R Construction Group. Desde la izquierda: Ing. Manuel J. Fullana, José M. (“Jama”) Fullana, Antonio Fullana, Ing. Ángel Antonio Fullana, Nestor Amador, y José M. (“Ito”) Fullana. Foto por: Rosario Fernández.
El Conquistador Resort
Equipo de F&R Management Services (FRMS). Desde la izquierda: Alexandra López, Frances Herrera, la arquitecta Vanessa de Mari, presidenta, y Edward Ramírez.
EN VOZ DE SUS EMPLEADOS:

Aproximadamente un centenar de los empleados actuales de El Conquistador han laborado anteriormente en el hotel. Le han dedicado muchos años a la operación y son la memoria colectiva de este lugar. La arquitecta Vanessa de Mari afirma que estos empleados “han sido muchos y han sido claves, nos han ayudado en decisiones, logísticas y operación. Es un hotel complicado, muy grande y la logística es compleja, estos empleados nos han ayudado en la toma de decisiones durante la etapa de diseño, para mejorar la operación y los hay en todos los niveles, desde jardinería, housekeeping, recursos humanos, ingeniería, cocina.”

Para conocer su sentir, entrevistamos a varios de estos:

Alfredo de Jesús Cintrón, Director de Landscaping, 27 años en la hospedería.

¿Qué le agrada de trabajar aquí?  Me agrada trabajar en El Conquistador, porque el área es bien bonita y me gusta mi trabajo.
¿Recuerda algún huésped importante que pasó por el hotel? Han pasado muchos huéspedes importantes.  Recuerdo que en una ocasión nos visitó el Presidente George Bush, gobernadores, también hemos tenido la visita de diferentes artistas locales e internacionales. 

Luego del Huracán George y de haber renovado el hotel, el primer grupo que recibimos hicimos dos filas de empleados y los recibimos con aplausos, al igual que pusieron una alfombra para su recibimiento.

Gerardo Ortiz, director de Ingeniería, 21 años en la hospedería.

¿Qué le agrada de trabajar aquí? Es el Hotel más grande del Caribe con hermosas facilidades para los huéspedes y la dinámica de ofrecerles un buen servicio nos ha sido enseñado durante todos estos años.

¿Recuerda algún huésped importante que pasó por el hotel? Si, la Familia Komansky. Todos los años nos visitaban con sus hijos y rentaban varias habitaciones y nosotros los adoptamos como parte de nuestro Hotel, haciendo para ellos momento memorables. 

¿Cuál de las amenidades del hotel es la que a su entender es lo que distingue al Conquistador? Podemos comenzar diciendo que la vista hacia el mar que rodea al Hotel es una que enamora a todos los huéspedes cuando llegan a nuestra propiedad y a partir de esto, complementos como Water Park, Palomino , campo  de Golf y los 500 acres de terreno nos hacen ser insuperables. 

Grupo Ejecutivo de F&R Construction Group junto al equipo de El Conquistador Resort.
Heinrich Lebrón, jardinero, 27 años de empleado

¿Qué le agrada de trabajar aquí? Me gusta brindar buen servicio al público, me siento orgulloso de mi trabajo y mantener el área del lobby y las otras áreas verdes con sus bellas flores, las orquídeas y los huéspedes me dan las gracias y me felicitan. 

¿Recuerda algún huésped importante que pasó por el hotel? Hemos recibido muchas artistas, pero recuerdo de manera especial cuando hicieron una de las películas de Zanky Panky. Esto fue un éxito para la industria del cine y fue una gran promoción para el hotel.  

¿Recuerda algún evento que fue emblemático? Hicieron un evento de BACARDI en la Isla Palomino y tuvimos que preparar el lugar para recibir a artistas locales e internacionales. 
¿Cuál de las amenidades es la que a su entender distingue el hotel? Lo que más nos distingue es nuestra vista, la Isla Palomino y el Water Park. 

Jenny Ramos, Directora de Eventos y Catering, 27 años en la hospedería

¿Qué le agrada de trabajar aquí?  Me agrada trabajar en El Conquistador, por su hermosa vista, las facilidades, que un hotel único en Puerto Rico.

¿Recuerda algún huésped importante que pasó por el hotel? Han pasado muchos huéspedes importantes.  La Familia David Komansky, quien era el CEO de Merry Lynch nos visitaban año tras año. Aquí celebraban todo tipo de eventos especiales que tuviera la familia. 

¿Recuerda algún evento que fue emblemático? El primer evento que tuvimos en la isla de Palomino para más de 1,200 personas, que tuvimos que realizar varias logísticas para que todo marchara de manera correcta. Fue un éxito total.

Heidi Hernández, Directora de compras, 22 años de empleada.

¿Qué le agrada de trabajar aquí? El buen trato a los empleados, las oportunidades de crecimiento y porque este el mejor hotel de Puerto Rico. Es un orgullo trabajar aquí. 

¿Recuerda algún evento que fue emblemático? Hemos tenido varios, incluyendo los eventos atmosféricos que nos unió como grupo.

¿Cuál de todas las amenidades del hotel es la que a su entender es lo que distingue al Conquistador? La Isla Palomino.

RECONSTRUCCIÓN EN CIFRAS:
Inversión estimada de Royal Blue Hospitality, LLC: $220,000,000
Dueño: Royal Blue Hospitality, LLC
Contratista General a cargo de la remodelación: F&R Construction Group, Inc.
Desarrollo de la remodelacion: F&R Management Services, LLC
Arquitectos: V Architect, PSC
Diseñadores Interiores: Wimberly Interiors
Consultores: JCDM Structural LLC, Juan R. Requena & Associados, PSC, Jorge A. Torres Scandali, Fernando Cortes & Assoc, PSS Engineering Team, Corp., OMS Tech & Drafting Services, Carlos E. Pacheco
Compañía administradora: Urbana Resort Management, LLC
Bandera: Hilton
Total de habitaciones del hotel: 750
Fecha estimada de culminación de remodelación: a mediados 2023.
Empleos generados a julio 2021:
- El Conquistador: 350
- Construcción: 350
- Indirectos: 1,500
- Empleos cuando el hotel opere al 100%: 800 empleos directos | 6,050 empleos indirectos e inducidos
Amenidades operando a julio 2021:
- Piscina principal
- Coquí Water Park
- 4 Canchas de tennis
- Campo de golf de 18 hoyos
- Marina
Restaurantes y tiendas operando a julio 2021:
- Brisas Courtyard Café
- El Cafecito
- Café Bella Vista
- Splash Bar
- Oasis
- Hightide Rooftop Bar
- Signature Shop
- Golf and Tennis Pro Shop
Facilidades de banquetes y reuniones: Operando al 100%. Sobre 100,000 pies cuadrados disponibles para utilizarse en diferentes configuraciones, de acuerdo a las necesidades.
Próximas reaperturas:
- Palomino
- La Marina Guestrooms
- Ballyhoo Bar & Grill
- The Market at La Marina
- Gimnasio
- SPA

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Focuzz PR: más allá de captar una imagen

Por Mariela Blanco Méndez

Si resides en Puerto Rico, es muy probable que en algún momento hayas pensado en poner alguna de tus propiedades en venta o alquiler. Hoy día, son cada vez más los que se deciden por este modo de ingreso, una vez la Isla se ha convertido en uno de los destinos más populares para vacacionar.

"Focuzz se puede describir como un ‘Real Estate Media Team’ donde brindamos servicios de fotografía, video, floorplans, Matterport, Virtual Staging y 360, entre otros".
Eduardo Almodóvar
Propietario de Focuzz PR

De esta idea se han derivado muchos negocios como, por ejemplo, los cotizados Airbnb’s, entre otros similares; que virtualmente le muestran al cliente los atributos de diversas propiedades por medio de vídeo, o fotografías. Y es que para alquilar o vender una propiedad, debes maximizar sus atributos a modo de hacerlo un espacio visualmente atractivo.

Focuzz PR es una compañía 100% local que ofrece servicios a compañías de bienes raíces y alquileres de vacaciones, especializándose en la fotografía del lugar, vídeo, puesta en escena virtual o “virtual staging” y planos, entre otros. 

El autor de esta empresa es Eduardo Almodóvar. “Hubo muchas veces en que veía propiedades con un alto potencial, sin embargo, no se destacaba. Siempre he pensado que las fotos son la carta de presentación de las propiedades y por eso comencé Focuzz; al ver la necesidad de fotografías únicas y especiales,” expresó Almodóvar, quien posee un Bachillerato en Mercadeo y Administración de Empresas, de la Universidad Metropolitana Ana G. Méndez.

Según Almodóvar, “Focuzz se puede describir como un ‘Real Estate Media Team’ donde brindamos servicios de fotografía, video, floorplans, Matterport, Virtual Staging y 360, entre otros. Brindamos nuestros servicios para destacar esos elementos importantes de sus propiedades,” comentó quien a través de los años se ha mantenido tomando cursos y certificaciones de fotografía y mercadeo.

¿Qué los hace únicos? “El tener una perspectiva diferente,” comentó. “Soy fiel creyente en que la fotografía es la base principal para enamorar a las personas. Tenemos los conocimientos en los servicios que ofrecemos y la relación que creamos con nuestros clientes,” señaló Eduardo.

Muchas veces, alquilar o vender una propiedad que no está amueblada, supone un problema para el vendedor. A través del “Virtual Staging”, por ejemplo, se puede resaltar cualquier área de un espacio en la propiedad, aunque no esté amueblada; pues se “reviste” artísticamente con elementos visuales. Esto es sólo uno de los muchos beneficios que presenta la contratación del equipo de Focuzz. 

Y es que en esta era en que cualquiera produce imágenes a través de un celular, no necesariamente disponemos del arte ni de la dirección que requiere tomar una buena foto y traducirla en magia. Hacerlo a través de una empresa como Focuzz, permite además que ese cliente conozca todo sobre esa propiedad, sin la necesidad de ir a verla físicamente, lo cual ahorra tiempo y energía. 

En Focuzz adquieres todos los servicios que necesitas en un solo lugar para acelerar la venta o alquiler de tu propiedad.

 

Focuzz PR es una compañía 100% local que ofrece servicios a compañías de bienes raíces y alquileres de vacaciones, especializándose en la fotografía del lugar, vídeo, puesta en escena virtual o “virtual staging” y planos, entre otros servicios.

Para detalles, visita su página en Facebook o Instagram, bajo Focuzz PR, acceda https://focuzzpr.com/ o llame al 787-384-7404.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin