Manuel Cidre Miranda, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico

Manuel Cidre: vital la construcción para el desarrollo económico

Redacción Tiempo de Construir

El desarrollo económico de un país se compone de un sinnúmero de vertientes que van desde la creación de empleos, el turismo, la manufactura, la tecnología, los servicios, y la construcción, entre otros.

Precisamente, sobre la industria de la construcción, Manuel Cidre Miranda, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico (DDEC), destacó el rol fundamental que tiene para la agencia que dirige.

“La oficina de desarrollo económico atiende tres áreas particulares que inciden directamente en el sector de construcción, uno es la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe), la Oficina de Incentivos, y el programa WIOA, que brinda adiestramientos y readiestramientos con fondos federales a empleados de varios sectores”, explicó Cidre.

Dentro de las prioridades del Secretario, quien viene del sector privado, está el reforzar y agilizar la Oficina de Gerencia de Permisos, ante la inminente llegada de sobre de 5 mil proyectos aprobados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y que pronto pasarán a la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia de Puerto Rico (COR3) para su adjudicación. 

“Vengo de 48 años de haber sido mi propio jefe y haber montado un negocio sin dinero, traigo experiencia, pasión, esfuerzo, sacrificio y, sobre todo resultados, - como dice el juramento que uno hace - para lograr mis metas en el DDEC, que así me ayude Dios”.

 “FEMA asigna los fondos y COR3, que es una agencia del gobierno de Puerto Rico, se asegura que esos fondos se utilicen a medida que los proyectos se vayan adjudicando a los distintos contratistas. Para que los proyectos salgan de forma ágil y expedita, desde el punto de vista de construcción, uno de los elementos más importantes es su permisología”.

Reconociendo esa importancia, Cidre Miranda dijo que en la agencia que dirige no escatima esfuerzos ni recursos para fortalecer esta importante área.

La responsabilidad y retos de su agencia van más allá de acelerar los permisos. El DDEC tiene la función de impulsar, a través de distintas agencias, medidas que aceleren los procesos de reconstrucción a través de proyectos ya aprobados por FEMA y que han sido adjudicados a COR3.

La Autoridad para el Desarrollo de Roosevelt Roads es un proyecto extraordinario que tiene un potencial inmenso para que desarrolladores y constructores locales para que presenten sus propuestas de “master developer”, lográndose potenciar la riqueza interna.

Cidre Miranda enfatizó la importancia de la revitalización de los centros urbanos. Este proyecto consiste en trabajar por sectores la revitalización de áreas urbanas mediante la mejora del alumbrado, ampliación de aceras, reducción de áreas de rodaje, la construcción de viviendas, parques y pequeños negocios que den servicio a la comunidad, para atraer nueva vida al área. Una vez se cree una fórmula exitosa de revitalización, se replica a través de la Isla.

Para atraer capital extranjero para fomentar desarrollo económico en la Isla, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio colabora con Invest Puerto Rico (InvestPR). El DDEC lidera la política pública de negocios en Puerto Rico y administra los incentivos y programas del gobierno para facilitar la inversión y mejorar la competitividad. Por su parte, InvestPR atrae nuevos negocios e inversiones de alto valor a través de actividades de mercado global. En esta alianza, los sectores público y privado trabajan al unísono para fortalecer el futuro económico de Puerto Rico.

“Hoy más que nunca, la mesa está servida para cambiar y transformar a Puerto Rico en una Isla próspera, de vanguardia, pero tenemos que insertarnos todos los componentes de la sociedad; contratistas, desarrolladores, industriales, sindicatos, detallistas… Tenemos más fondos federales que nunca, y hay que optimizarlos, maximizarlos y luchar para que los mismos no sean devueltos por falta de uso”, concluyó.

Empresario es sinónimo de riesgos y eficiencia

“Creo que si algo nos ha hecho mucho daño a nosotros en el pasado es la falta de continuidad. Los planes de desarrollo económico no son a corto plazo, tienen que ser a largo plazo. Espero que todos nos comprometamos con este plan, y que la continuidad nos lleve al progreso, al Puerto Rico de oportunidades que todos queremos y merecemos. Además, vamos a estar trabajando con construcción, con agro-industria, Roosevelt Roads y muchos otros sectores que producirán nuevos empleos la retención de los existentes”.

Share this article:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Manuel Cidre

Cierra el 2020 con alza en las ventas al detal

San Juan, PR- Las ventas registradas para el mes de diciembre del 2020 ascendieron a $3,057.1 millones lo que representa un alza de 5.1% si se compara con el mismo mes en el 2019. Esta es la séptima alza registrada en las ventas a una tasa anual en lo que va del 2020, todas de forma consecutiva. 

Así se desprende del más reciente informe de ventas al detal para el mes de diciembre, preparado por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), según lo informó el secretario de la agencia, Manuel Cidre Miranda.
“Tradicionalmente los meses de noviembre y diciembre constituyen una de las temporadas de ventas más altas del año. Durante este pasado periodo de noviembre y diciembre 2020, las ventas representaron el 19.6% de todas las ventas del 2020, reportando un incremento de 4.8% con relación al nivel de ventas reportado para ese mismo periodo en 2019. Esto refleja un aumento en la confianza del consumidor para realizar sus compras. Confiamos que, en la medida que la reapertura económica continúe su rumbo y aumente el índice de vacunación a nivel general, se intensifique la actividad comercial”, señaló Cidre Miranda.

Los sectores que reportaron mayor incremento en sus ventas fueron: tiendas de deportes, instrumentos musicales y de entretenimiento (74.3% -desde el estallido de la pandemia y el lockdown, las ventas de estas tiendas han aumentado en doble dígito); ferreterías y materiales para el hogar (42.5%); mueblerías (37.3%). También, las tiendas de equipo de patio y jardinería (26.0%); distribuidores de combustible (18.2%); las tiendas de vehículos de motor nuevos y usados (17.1%). las tiendas por departamento y otros artículos misceláneos (10.9%). De igual forma, las farmacias y droguerías (10.5%); y los supermercados y tiendas de bebidas alcohólicas (9.4%).

Por otro lado, entre los sectores que más reducción reportaron en diciembre de 2020 a una tasa anual se encuentran: las tiendas de equipo de artículos electrónicos (-34.4%); las tiendas de calzado (-25.2%); las tiendas de ropa (-18.9%); las gasolineras y tiendas de conveniencia (-15.7%); y los restaurantes y lugares de bebidas alcohólicas (-13.8%).

Para más detalles acceda el informe en https://www.ddec.pr.gov/images/Informe-de-Ventas-Diciembre-2020-EVD-v1.pdf.

A crecer la fuerza trabajadora en la construcción_600

A crecer la fuerza trabajadora en la construcción

Un estudio realizado por el gobierno federal estima que los proyectos requeridos para reconstruir la infraestructura de Puerto Rico necesitarán aproximadamente 89,400 trabajadores con diversas destrezas, destaca Emilio Colón Zavala.

En el 2017, la industria de la construcción llevaba once años en contracción. De una fuerza trabajadora de cien mil trabajadores en el 2007, se redujo a solo 29,000 en el 2017. Desde el paso por Puerto Rico de los huracanes Irma y María ese mismo año, se ha estado discutiendo acerca de la capacidad de la industria de llevar a cabo la cantidad de proyectos requeridos para la reconstrucción. Por capacidad podemos hablar de varios indicadores: capacidad financiera, cadena de suministros, recursos y fuerza trabajadora.

Un estudio realizado por el gobierno federal estima que los proyectos requeridos para reconstruir la infraestructura de Puerto Rico necesitarán aproximadamente 89,400 trabajadores con diversas destrezas. En diciembre de 2020, el Negociado de Estadísticas del Trabajo informó que la industria empleaba 20,400 trabajadores, por lo que la necesidad se coloca en 69,000. Es necesario que en la industria establezcamos múltiples estrategias para conseguir el recurso humano necesario para ejecutar las obras que comenzarán en los próximos meses y años.

El Puerto Rico Construction & Infrastructure Cluster recalcó que no recomienda importar mano de obra de países vecinos.

La oportunidad mayor que tenemos es la que ofrecen programas de entrenamiento y certificación. Los patronos podemos establecer adiestramientos que logren entrenar a nuestros trabajadores con las destrezas necesarias. Estos adiestramientos pueden planificarse y ponerse en marcha a corto plazo y en meses comenzar a otorgar certificados básicos que muevan a las personas a programas más formales de aprendizaje. Puerto Rico ha logrado una cantidad importante de fondos federales de distintos programas para lograr este objetivo. Entre los asignados por el Departamento de la Vivienda bajo CDBG-DR y el Departamento del Trabajo Federal suman cientos de millones de dólares.

Otra oportunidad de adiestramiento existe en las escuelas secundarias de Puerto Rico. Se pueden certificar graduandos de cuarto año de modo que puedan insertarse a la fuerza laboral si una educación postsecundaria no está en sus planes. La empresa privada puede ofrecer mentorías y apoyo en los currículos y destrezas que se necesitan para los proyectos. Esto se ha logrado con éxito y debe poder replicarse en cuestión de meses.

Por otro lado, existe una oportunidad para colocar a Puerto Rico en las posibilidades de los programas que ofrecerá el gobierno federal en su reforma migratoria. Esta reforma principalmente busca dar un proceso para legalizar personas que estén ilegalmente en el país. En nuestro caso, podríamos buscar que miles de inmigrantes que viven en nuestro archipiélago obtengan un permiso de trabajo o cualquier otro estatus migratorio legal que les permita participar de los proyectos de la reconstrucción de una manera formal. Además, los colocaría en posición de colaborar con la economía formal y tributaria de Puerto Rico. Esto es muy diferente a importar trabajadores, lo que resulta ser altamente burocrático, costoso y consume mucho tiempo. Recordemos que el gobierno federal eliminó la elegibilidad del obtener visas de trabajo no agrícolas a ciudadanos de la República Dominicana. Importarlos de los Estados Unidos también resultaría difícil, toda vez que en la industria de allá hay problemas muy similares a los que tenemos en Puerto Rico.

Puerto Rico aún tiene la oportunidad de transformar profundamente su economía implantando estrategias distintas que nos devuelvan a la ruta de la prosperidad de una manera sostenible. Usemos esta oportunidad para que tal prosperidad nos beneficie a todos y tenga como prioridad a los recursos y empresas locales. Manos a la obra…

Ing. Emilio Colon-Zavala

ESCRITO POR
Ing. Emilio Colón-Zavala


Expresidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR)
y Presidente de ECZ Group Inc.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin